Que Hacer Para Quitar El Estrés: Causas, Síntomas Y Tratamiento

Que Hacer Para Quitar El Estrés: Causas, Síntomas Y Tratamiento
Califica este Post

Que Hacer Para Quitar El Estrés: Causas, Síntomas Y Tratamiento

Nuestro mundo moderno está sujeto a una aceleración constante de nuestros ritmos y habilidades, y nuestro cuerpo está encontrando cada vez más difícil reaccionar a las diversas presiones que asedian nuestras mentes así como nuestros cuerpos.

Sin embargo, demasiados estímulos emocionales, cerebrales o corporales terminan provocando reflejos de abstinencia. Esto se llama estrés.

Bueno o malo, el estrés es la capacidad de responder en el acto a estímulos inesperados, pero cuando se vuelve algo que va contra tu salud, tienes que hacer algo para resolverlo ¿Cuáles son los signos de estrés? ¿Cómo deshacerse de él?

Que Hacer Para Quitar El Estrés: Causas, Síntomas Y Tratamiento

A continuación te dejamos una nueva forma para combatir el estrés, la idea es que puedas complementar con otra técnica de relación. Además te informaremos de todo lo relacionado a este mal que nos asedia día a día.

La nueva relajación: herramientas sencillas para controlar el estrés

Si algunas técnicas de relajación y meditación como el yoga son muy antiguas, ahora se propone una nueva práctica de estas técnicas para controlar mejor el estrés.

El propósito de estas técnicas no es sólo relajarse aunque sean muy útiles para recuperarse mejor de las tensiones del estrés y encontrar sensaciones de bienestar relajando el cuerpo y la mente.

El objetivo de lo que podría llamarse la nueva relajación es, actuando sobre el cuerpo, distanciar las reflexiones, dudas y preocupaciones que acompañan al estrés, dominar las emociones negativas y activar emociones positivas que aportan mayor confianza en sí mismos y relaciones plenas con los demás.

Por eso más que hablar de métodos como se hace habitualmente por ejemplo con la sofrología se distinguen 4 técnicas diferentes que son la base de estos enfoques: la respiración, la relajación del cuerpo, la conciencia plena, la visualización mental.

La relajación respiratoria es la más sencilla y la que puede actuar en cualquier momento sobre las manifestaciones físicas de estrés y ansiedad (el corazón, el dolor, la necesidad de ir al baño, los mareos, el hormigueo y la sudoración) todas estas manifestaciones debidas a la hiperactividad del sistema nervioso simpático.

El llamado ejercicio de control de la respiración consiste en ralentizar la frecuencia respiratoria, respirar profundamente en modo abdominal y extender la exhalación.

Es necesario entrenar regularmente 5 minutos varias veces al día son suficientes para luego en situación de estrés para reducir las manifestaciones por ejemplo ralentizando su corazón y apoyando el retorno a un estado de calma después de un estrés.

La relajación del cuerpo se puede hacer por la conciencia de las diferentes partes del cuerpo contrayéndolas y relajándolas, la relajación muscular fácil de hacer por sí sola conduce a un estado de relajación muscular que puede ser útil cuando tenemos problemas para encontrar el sueño o cuando queremos recuperarnos de la tensión o la fatiga al final del día.

Entonces a fuerza de reproducir el ejercicio la mente por una forma de sugerencia consigue inducir muy rápidamente una relajación.

La atención plena es la premisa de que nuestra mente a menudo está ocupada con pensamientos estresantes que a veces no tienen nada que ver con lo que hacemos y que pueden generar sentimientos de malestar o incomodidad y no nos ayudan a enfrentar y superar nuestros problemas.

Ejercicios para enfocarnos en la respiración, para barrer el cuerpo, para prestar atención al mundo que nos rodea pero también a acciones simples como caminar, lavarnos, comer…

Son ejercicios que pretenden ayudarnos a volver al presente y tener una mirada más distante a las tensiones que en general nos invaden.

Por último, las técnicas de visualización recurren a una capacidad que todos tenemos, pero sub-explotada, la de reproducir imágenes y, por lo tanto, situaciones en nuestras mentes.

Esta práctica nos lleva a desencadenar emociones y acostumbrarnos a ellas cuando las evitamos o las desarrollamos cuando faltan emociones positivas.

El ejercicio del espacio de seguridad permite en pocos segundos generar una sensación de confort y seguridad al transportarse pensando en un lugar (siempre el mismo) que conocemos y que nos tranquiliza.

Al reproducir una imagen en la mente, uno también puede prepararse para situaciones estresantes y liberarse de situaciones viejas o a veces la razón sola es impotente.

El interés de todas estas técnicas es que son mucho más cortas y que uno puede practicarlas entrenándose por sí mismo en muchos momentos de la vida y no sólo cuando uno está tranquilo y en reposo.

Pueden ser utilizados como una caja de herramientas dependiendo de las situaciones y las personas. Las técnicas de relajación y meditación aportan un beneficio reconocido hoy en día en el manejo del estrés son accesibles al mayor número de personas y las personas que a veces se sentían renuentes a estas técnicas consideradas demasiado pasivas incompatibles con nuestra actividad moderna.

Permiten permanecer activamente serenos dejando a veces ir delante del estrés que envenena la vida.

Síntomas 

Todos reaccionamos de manera diferente al estrés. Algunos tienen menos probabilidades de sentirse abrumados y deprimidos por las exigencias cada vez mayores que se les imponen, especialmente en el trabajo.

Además de este escenario de lucha contra el tiempo y la excelencia, también están presentes molestias como el ruido y la contaminación. Los primeros signos de estrés son:

  • Irritabilidad
  • Jaqueca
  • Dolores estomacales
  • Dolor de espalda
  • Pérdida de apetito

Otros signos fisiológicos como el aumento del pulso, la presión arterial elevada, la sudoración, el aumento de la frecuencia respiratoria o las contracciones de los músculos abdominales y de la espalda son peligros reales. Asistimos entonces a una tensión del cuerpo que quiere reaccionar.

Las consecuencias del estrés

El estrés puede tener consecuencias más o menos graves en el cuerpo si no se trata. Una persona estresada generalmente se retira y sufre de cambios de humor, insomnio, fatiga crónica, pérdida de apetito o bulimia. Su sistema inmunológico también está debilitado.

Atención, el estrés que no se trata puede llevar a patologías graves como la depresión y el infarto, si la persona está predispuesto.

Causas

Detectar los síntomas del estrés no es suficiente para aprender a controlarlo mejor; también es necesario comprender sus causas.

Ya sea en el enfoque personal o en el profesional, veremos que las causas del estrés son:

  • Es de naturaleza organizativa;
  • Es relacional.

Las siguientes listas proporcionan una visión general de las causas del estrés en entornos profesionales y personales.

Causas organizativas del estrés

Profesional:      

  • Mala organización;
  • Herramientas de trabajo insuficientes o mal adaptadas;
  • Mala gestión del tiempo;
  • Trabajo bajo presión ;
  • La contaminación del medio ambiente (temperatura mal regulada, ruido constante, etc.)

Personal:           

  • Agotador trabajo doméstico;
  • Demasiados viajes para llevar a los niños;
  • Uso del transporte público durante demasiado tiempo (por ejemplo: 3 horas al día);
  • Atascos de tráfico;
  • Mala gestión del tiempo personal.

Causas relacionales del estrés

Profesional:      

  • Desacuerdo con colegas o jerarquía;
  • Mal ambiente dentro del departamento;
  • Una jerarquía demasiado autoritaria;
  • Intimidación ;
  • Falta de comunicación en un equipo;
  • Celos o competencia en la empresa.

Personal:           

  • Problema de relación con el cónyuge ;
  • Preocupaciones causadas por un niño;
  • Problema familiar

La organización de un acontecimiento: el matrimonio, la comunión de un niño, la mudanza, las dificultades para hacer frente a la situación y el cansancio físico y emocional.

Las listas de casos en estas dos listas no son exhaustivas, pero ofrecen un enfoque inicial y abren algunas vías para la reflexión. Esto permitirá entonces encontrar soluciones adecuadas.

Será una cuestión de:

O para combatir un estrés ya establecido desde hace mucho tiempo y tratar los síntomas con soluciones de emergencia,

O hacer un mínimo de prevención para evitar que el estrés temporal y los síntomas aparentemente benignos se conviertan en estrés más establecido con muchos síntomas que son más incapacitantes o incluso peligrosos para nuestra salud mental o física.

Por ejemplo, correr para escapar del peligro, o ser movido por un acontecimiento feliz pero inesperado, El estrés juega un papel importante en la regulación de las emociones.

Una de cada tres personas sufre de estrés negativo. En parte está relacionado con la sedentarización, el uso del automóvil y nuestro medio ambiente. Se caracteriza por la incapacidad de hacer frente a una acumulación excesiva de tensiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!