Qué hacer para no tener sueño durante el día

Qué hacer para no tener sueño durante el día
Califica este Post

Qué hacer para no tener sueño durante el día

Andar sin ánimo y con la inspiración a nivel cero, tan solo con la idea de buscar una cama para echarnos a dormir, significa que en este día la mejor idea fue no haber salido de la casa.

Con más y más personas durmiendo cada vez menos, es tentador buscar una lata de bebida de la que te “da alas” o tomarte una tasa de capuchino, cuando te sientes somnoliento en alguna actividad.

Pero consumir cafeína para combatir la somnolencia puede hacerte entrar a una historia de nunca acabar.

Qué Hacer Para No Tener Sueño Durante el Día 

Puede que las bebidas estimulantes te ayuden a estar despierto por unas ocho horas. Pero la cafeína puede disminuir el tiempo, alterar las etapas normales y aminorar la calidad de tu sueño.

Para evitar de manera natural la somnolencia durante el día, debes probar algunos de los siguientes consejos:

Muévete cuando te levantes

En un estudio se investigó quien tenía más energía, si los sujetos que comían un chocolate o aquellos que daban un paseo rápido de diez minutos.

El chocolate proporcionó un impulso de energía rápido, los sujetos estaban realmente más desgastados ​​y tenían menos fuerza una hora más tarde.

Por el contrario, la caminata aumentó la energía durante 2 horas.  Eso es porque caminar bombea el oxígeno a lo largo de tus venas, cerebro y musculatura.

Si estas en un escritorio, levántate frecuentemente para dar cortos paseos.  En los recesos para almorzar o merendar, camina hasta donde sueles comer, por el contrario si has traído tu almuerzo, anda a un lugar agradable para comerlo. Salir a caminar o recorrer el local donde laboras, te hará sentir más alerta y renovado.

Toma una siesta para eliminar la somnolencia

Hay dos cosas para recordar acerca de las siestas: No tomes más de una y no la tomes tan cerca de la hora de acostarte. 

Duerme entre cinco y 25 minutos. Lo mejor es hacer la siesta unas seis o siete horas antes de acostarte normalmente.

Si debes tomar una siesta tardía cerca de la hora de acostarte, hazlo corto.

Es probable que en tu trabajo no puedas dormir.  Si necesitas tomar la siesta en el trabajo, hazlo durante tu receso y usa un despertador vibratorio, si es necesario, para asegurarte de no pasar de largo hacia tu horario de trabajo.

Dormir en tu escritorio generalmente no es la mejor idea; sin embargo, muchas compañías ahora ofrecen salas de siesta para los empleados.

Si se te hace difícil dormir la siesta, bien podrías descansar silenciosamente, con la vista cerrada durante unos 10 minutos.

Manejar teniendo sueño es igual de peligroso como manejar bajo los efectos del alcohol

Si andas viajando, cambia de conductor con frecuencia.  Detente cada cierto rato para que tomes aire y camines para activar tus energías nuevamente.

Come un refrigerio para impulsar la energía

Los bocadillos azucarados te dan un impulso de energía rápido, cuando el nivel bajo de azúcar en la sangre produce confusión mental y letargo. 

Snacks como estos proporcionarán una mejor energía general a largo plazo:

  • Mantequilla de maní en una galleta de trigo integral o palitos de apio
  • Yogurt y un puñado de nueces o fruta fresca
  • Zanahorias con un chapuzón de queso crema bajo en grasa

Hidrátate para no tener mucho cansancio, si no puedes hacerlo esto te producirá mucha fatiga. La idea es que puedas alternar entre líquidos y frutas para que no sea solamente agua lo que tomes.

Sube las luces para aliviar la fatiga

Los entornos con poca luz agravan la fatiga.  Los estudios han demostrado que la exposición a la luz brillante puede reducir la somnolencia y aumentar el estado de alerta.  Intenta aumentar la intensidad de tu fuente de luz en el trabajo.

La fijación continua en la pantalla de una computadora puede causar fatiga visual y empeorar la somnolencia y la fatiga.

Aléjate de la pantalla unos minutos periódicamente para relajar los ojos.

Pon algo de luz natural para regular tus ciclos de dormir. Estos ciclos son regulados por la luz que proviene de afuera, es decir del día. Procura estar por lo menos media hora tomando la luz del sol. Se recomienda que sea exactamente 1 hora en la mañana si te cuesta dormir. No esta demás salir a tomar un paseo al parque para revivir tus energías.

Ejercicios que aumentan la energía

Los investigadores descubrieron que la actividad física es más efectiva para aumentar las energías y reducir la fatiga diurna en comparación con varias medicinas utilizadas para contrarrestar el trastorno de la somnolencia. Por ende el realizar ejercicio físico mejora el sueño totalmente. 

Intenta hacer alguna actividad por media hora diariamente. Si tomas la decisión de hacer ejercicio físico de forma intensa por varios días, tus energías pueden aumentar por una o dos horas.

Ingerir alimentos que contengan tanto proteínas como carbohidratos dentro de las 2 horas posteriores a un entrenamiento intenso disminuirá la pérdida inicial de energía.

Procura que el entrenamiento que tomes, lo finalices por lo menos 3 horas antes de ir a dormir, de esta forma no estarás despierto por mucho rato.

La respiración profunda aumenta los niveles de oxígeno en la sangre.  Esto disminuye la frecuencia cardíaca, disminuye la presión arterial y mejora la circulación, lo que ayuda a mejorar el rendimiento mental y la energía.

Sentado derecho, prueba este ejercicio hasta 10 veces:

  • Con una mano en tu vientre, por debajo de tus costillas. La otra mano en tu pecho. Inhala hondamente por tu nariz y sentirás como tu vientre empuja tu mano. Tu tórax no debería moverse.
  • Respira por la boca, soltando el aire como si silbaras. Puedes usar la mano en tu vientre para ayudar a expulsar el aire.

Otra técnica, llamada respiración estimulante, se usa en el yoga para aumentar la energía rápidamente y aumentar el estado de alerta: inhala y exhala rápidamente por la nariz, manteniendo la boca cerrada pero relajada.

Haz que tus respiraciones sean cortas, haz aproximadamente tres de cada ciclo en un segundo.

¿Cuándo Ver a un Médico Para Tratar Tu Sueño?

 Si notas que cabeceas cuando no debes, visitar un especialista en sueño no está demás.

Es posible que tengas un trastorno de sueño profundo, como la somnolencia en exceso, la cual puede tratarse.

Los efectos del querer dormir en forma excesiva pueden ser bastante peligrosos, especialmente si se siente cansado a mediodía y participa en alguna actividad como conducir, operar maquinaria pesada o cualquier otra que requiera atención constante.

Para quienes ocupan cargos públicos, el riesgo de que la narcolepsia interfiera seriamente con sus vidas de manera peligrosa es mucho menor.

Sin embargo, causará pérdida de concentración, falta de concentración y un fuerte deseo de dormir la siesta constantemente.

La persona que sufre de este trastorno usualmente aparece como si estuviera intoxicada, ya que el cuerpo está abrumando la mente con el deseo de dormir.

Puede ser difícil permanecer despierto durante el día, mientras que dormir por la noche también es difícil.

Tu médico puede recetarte medicamentos para ayudarte con tu trastorno del sueño.

Si tienes problemas para conciliar el sueño debido al estrés u otras razones, la terapia cognitivo-conductual puede ayudarte a desarrollar buenos hábitos y aliviar las ansiedades del sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!