Qué Hacer Para Iniciar Un Negocio Propio

Qué Hacer Para Iniciar Un Negocio Propio
Califica este Post

Qué Hacer Para Iniciar Un Negocio Propio

Empezar o hacerse cargo de un negocio es una decisión importante para un empresario, que implica una reflexión tanto personal como profesional.

Para iniciar tu negocio con éxito, es importante respetar los principios fundamentales. La idea es que puedas comenzar con el pie derecho, sin testear tanto el campo.

En este sitio te ofrecemos importantes consejos para iniciar tu nuevo negocio en buenas condiciones.

Qué Hacer Para Iniciar Un Negocio Propio

A continuación te damos los mejores tips para que tu negocio prospere desde el inicio.

Evaluar adecuadamente el impacto del proyecto en la privacidad

Este primer punto es esencial: antes de iniciar tu negocio, te aconsejamos que pienses en los impactos personales a los que te enfrentarás cuando lances tu proyecto.

Para comenzar en buenas condiciones, es necesario obtener el apoyo de los familiares y limitar los riesgos incurridos a título personal.

En primer lugar, por supuesto, están los elementos que pueden tener un impacto financiero:

  • La pérdida de tu salario neto cuando dejas un trabajo con contrato permanente o de plazo fijo para iniciar un negocio.
  • El nuevo ingreso materializado por el pago de tus beneficios de desempleo si es despedido. Atención, dependiendo de tus elecciones creativas, la cantidad de tus asignaciones puede ser impactada.
  • La solicitud de un pago a tanto alzado de una parte de tu subsidio de desempleo, posible en el marco de la creación de una empresa, que te hace perder el beneficio de tus subsidios mensuales
  • Los fondos personales que aportas al proyecto (en particular, las aportaciones de capital).
  • Las garantías personales que conceda en el marco de tu proyecto.
  • Y un etc.

Entonces, más allá del aspecto financiero, un proyecto de negocio impacta la vida diaria. Por ejemplo, el tiempo dedicado a la vida profesional puede ser más importante con menos disponibilidad para los familiares, puede haber más estrés que soportar.

Haz un plan de negocios antes de comenzar un negocio

Luego, otro tema importante: te aconsejamos que hagas un plan de negocios antes de comenzar tu negocio. Con demasiada frecuencia, el plan de negocios se considera sólo como un documento que debe presentarse a los bancos para respaldar una solicitud de financiación.

Aunque es sistemáticamente solicitado por las entidades bancarias, el interés de un plan de negocio radica sobre todo en:

  • En la construcción y estructuración del proyecto,
  • En la pertinencia del enfoque a seguir para establecerlo (muchas reflexiones enriquecen el proyecto),
  • Para validar la viabilidad y la rentabilidad suficiente del proyecto.

Rodéate de profesionales competentes desde el principio

Desde la fase de reflexión hasta el desarrollo de tu actividad, te aconsejamos que te rodees de profesionales competentes para maximizar tus posibilidades de éxito.

Desde el momento en que se construye el proyecto, es importante el apoyo de un contador, lo suficientemente disponible para asesorarle en la puesta en marcha de tu negocio.

Generalmente, un contable también puede recomendarte a otros profesionales si es necesario (asegurador, banquero…).

Al mismo tiempo, a la hora de tomar la decisión de crear tu empresa, es necesario que conozcas a las principales organizaciones que trabajan a favor del espíritu emprendedor: cámaras de comercio, tiendas de gestión y todas las redes de creación/adquisición de empresas, y que siga la formación adecuada.

Mantén suficiente espacio para maniobrar en caso de necesidad

Te aconsejamos que dispongas de un margen de maniobra financiero suficiente para hacer frente a las dificultades a las que puedas enfrentarte tras la creación de tu empresa.

Por ejemplo, estas dificultades pueden resultar en un lanzamiento más delicado de lo esperado, un presupuesto inicial subestimado, un margen comercial real más bajo de lo esperado, así como cualquier otro problema que tenga un impacto negativo en su flujo de caja.

En una de estas situaciones, puedes encontrarte en una situación comprometida si todos tus recursos se han comprometido a poner en marcha el negocio. De este modo, no tendrás margen de maniobra para hacer frente a estas dificultades imprevistas.

Proteger las marcas y reservar los nombres de dominio lo antes posible

Tan pronto como la empresa se pone en marcha y si la actividad lo requiere, debes reservar inmediatamente el nombre de dominio asociado al nombre de tu empresa (o comprobar su disponibilidad antes de validar el nombre de la empresa).

Si estos procedimientos se realizan más tarde o si no se realiza ninguna verificación cuando se elige el nombre de la empresa, es posible que la marca comercial y/o el nombre de dominio asociado a ella no estén disponibles.

Te aconsejamos que registres tu marca y reserves su nombre de dominio desde el inicio del negocio.

Asegurar la actividad profesional desde su inicio

Tan pronto como la actividad comienza (e incluso antes), debes asegurar tu futuro negocio contra todos los riesgos potenciales que puedas encontrar. Sea cual sea la actividad que implique riesgos, te aconsejamos que contrates un seguro profesional desde el inicio de tu actividad.

Dependiendo de tu negocio y de tus condiciones de explotación, el asegurador estudiará los riesgos a los que puede enfrentarse y propondrá las soluciones de cobertura adecuadas.

Delegar tareas administrativas y enfocarse en el negocio

En la mayoría de los casos, un empresario empieza su negocio solo después de haber acumulado experiencia como empleado.

Ahora que estás solo a bordo, tendrás que gestionar todo el funcionamiento de la empresa: desde la parte comercial hasta el cobro de las facturas de tus clientes, incluyendo el ejercicio de la profesión y la gestión del back office.

Al iniciar tu negocio, el objetivo principal es encontrar los primeros clientes. Una vez que hayas encontrado estos clientes, tendrás que practicar la profesión mientras continúas desarrollando tu clientela.

Si no dispones de tiempo suficiente para gestionar la parte administrativa, te aconsejamos que subcontrates parte de ella para concentrarse en el desarrollo de tu negocio.

Estudio De Mercado Del Líder Del Proyecto

Una vez que un empresario tiene una idea de negocio para iniciar un negocio, tendrás que asegurarte de que el mercado en el que quieres entrar cumple con tus expectativas. Para eso tienes que estudiar el mercado.

Esta etapa puede ser realizada íntegramente por el propio emprendedor, pero también es posible contar con la asistencia, total o parcial, de un profesional especializado en la materia.

Los objetivos del estudio de mercado

Corresponderá al empresario asegurarse de que su proyecto pueda ser comercialmente viable. Es difícil imaginar iniciar un negocio en un sector en declive, no rentable o incluso hipercompetitivo para las grandes empresas.

El objetivo es obtener la mayor información posible sobre el sector de actividad en cuestión y analizar la oferta y la demanda.

El estudio de mercado debería dar respuesta a las siguientes preguntas principales:

En relación con el sector y su regulación

  • ¿Cuáles son las normas aplicables a este sector de actividad? ¿Existen disposiciones fiscales específicas?
  • ¿Cómo está el mercado y cuáles son sus perspectivas de futuro?
  • ¿Cuáles son las últimas innovaciones en este sector?
  • ¿El mercado es regular o hay estacionalidad?

En relación con la solicitud

  • ¿Cuáles son las características de la clientela objetivo? (zona geográfica, pauta de consumo, renta, edad de la población…);
  • ¿Cuáles son las necesidades de la población y su motivación para comprar?
  • ¿Cuáles son sus preferencias? ¿Qué opinan de la oferta de los competidores? Qué se podría mejorar (Estas preguntas son importantes porque pueden diferenciarlo de sus futuros competidores);

En cuanto a la oferta

  • ¿Qué productos existen en el mercado?
  • ¿Quiénes son mis principales competidores? (tamaño de la empresa, volumen de negocios, ubicación geográfica, etc.)
  • ¿Cómo están mis principales competidores? (política comercial, organización de la distribución, clientela objetivo, etc.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!