Qué Hacer Para El Dolor De Espalda En El Embarazo

Califica este Post

Qué Hacer Para El Dolor De Espalda En El Embarazo

Es el dolor del siglo… No es de extrañar que durante el embarazo, cuando todo el equilibrio de nuestro cuerpo está alterado, el dolor de espalda es aún más frecuente.

Así, más del 80% de las mujeres embarazadas se enfrentarían a ello. A veces ni las mejores posturas ayudan.

Y mientras más crece él bebe en el vientre más doloroso se vuelve el pasar de los días. Sabemos que no las estas pasando bien, por eso nos dedicamos a redactar este artículo para ti.

Qué Hacer Para El Dolor De Espalda En El Embarazo

Aquí nuestros consejos para limitar el daño de estos dolores en la espalda, muy frecuentes durante el embarazo.

Combatir el dolor de espalda se trata, ante todo, de un estilo de vida saludable que te ahorre el dolor en la espalda tanto como sea posible.

Descanso: dormir bien durante el embarazo es también la clave del bienestar! Además el aumento de peso razonable (10 a 12 kg)

Buenas posturas en la vida cotidiana: levantarse lentamente pasando de lado, no inclinarse hacia adelante, sino doblar las rodillas para inclinarse hacia abajo, evitar los movimientos bruscos, no llevar cargas pesadas.

Ponte de pie, inclina la pelvis hacia adelante para corregir la caída. Las sesiones con un fisioterapeuta, por prescripción de tu ginecólogo, son la mejor manera de adoptar estos buenos cuidados.

Si tienes dolor de espalda mientras estás sentada, asegúrate de mantener la espalda recta, usando un cojín.

Zapatos cómodos: metes los tacones de aguja en el armario y eliges tacones pequeños y estables (2-3cm).

Actividad física: caminar, nadar (preferiblemente boca arriba), gimnasia suave, ejercicios de inclinación pélvica, yoga

El uso de un cinturón de sujeción (pídele consejo a su médico o partera)

Un masaje especial embarazada: no resolverá su dolor de espalda… pero le hará bien!

Una o dos sesiones con el osteópata o quiropráctico que, a través de diferentes manipulaciones, ayudará a tu cuerpo a adaptarse a su nueva morfología (evitar sin embargo alrededor de 12SA)

Si te duele la espalda por la noche, asegúrate de dormir en un colchón firme, preferiblemente en el lado izquierdo, como un perro de caza, con un cojín debajo de la rodilla doblado hacia arriba. La almohada de lactancia resultará ser tu mejor compañera de noche!

¿Qué Es?

El dolor de espalda suele aparecer durante el segundo trimestre, intensificándose hasta el final del embarazo.

El dolor afecta principalmente a la parte baja de la espalda. A veces, llegan hasta las nalgas y la parte superior de los muslos: esto es ciática, un dolor de espalda muy común en las mujeres embarazadas.

La fatiga, los largos viajes en coche, una estación de larga duración, pero también el número de embarazos: todos estos factores favorecen estos dolores. 

Cambios de posición – ¡como levantarse del sofá! también son ásperos. El Día D, algunas madres experimentan dolor severo en la zona baja de la espalda. Detrás de este dolor de espalda hay contracciones. Este es el famoso “parto de riñón”.

Causas

La explicación es mecánica: a medida que tu vientre se redondea, tu espalda se curva. Con el peso del bebé, tu centro de gravedad se proyecta hacia adelante, pero sus abdominales, estirados por el embarazo, ya no juegan un papel importante.

Resultado: toda la parte baja de la espalda se compensa. Y como siempre durante el embarazo, las hormonas también ponen su grano de sal: a medida que se acerca el término, algunas preparan su cuerpo para el día D causando una relajación de los ligamentos, especialmente en el área baja de la espalda y las articulaciones del sacro y la pelvis.

Hiperlordosis: ¿Qué Consecuencias Hay Durante El Embarazo Y El Parto?

Eres una de esas mujeres que tiene hiperlordosis, un arco dorsal muy pronunciado. ¿Tendrá consecuencias durante el embarazo y el día del parto?

Si es así, ¿qué se puede hacer para evitarlos?.

¿Qué es?

Todos tenemos una curva normal de la columna vertebral en la parte baja de la espalda. En el lenguaje cotidiano, hablamos de “camber”, pero en medicina, llamamos a esta curva “lordosis”. Cuando esta curvatura es muy pronunciada, se trata de una hiperlordosis lumbar.

¿Qué consecuencias durante el embarazo?

La hiperlordosis tiende a hacerse más pronunciada durante el embarazo porque a medida que el vientre se vuelve más redondo y pesado, el centro de gravedad del cuerpo se desplaza hacia adelante. Además, bajo el efecto de las hormonas, los ligamentos se relajan, acentuando este empuje del vientre hacia adelante.

Algunas futuras madres compensarán esta curvatura en los hombros, pero no es una buena compensación, porque causa contracturas en la parte superior de la espalda.

En cuanto al dolor, el embarazo puede tener un doble efecto: Las futuras madres con hiperlordosis suelen tener más dolor sacroilíaco, es decir, en la parte baja de la espalda, en la pelvis.

Por otro lado, en los riñones, algunos sentirán menos dolor porque ya no podrán doblarse por la mitad hacia adelante debido al vientre redondo.

¿Qué hacer durante el embarazo?

Unos pocos ejercicios, posiciones y accesorios pueden aliviar el dolor durante el embarazo:

Use un cinturón de embarazo que sostenga tu pelvis, elástico, sin ballenas, que será aún más útil después del bebé.

En posición sentada (especialmente si trabajas muchas horas en una computadora), evita apoyarte en el respaldo de la silla. Busca tener un agrandamiento hacia arriba, la espalda recta, sin arquearse. Para tu comodidad, puedes colocar un pequeño banco o directorios bajo tus pies.

Evita dormir boca arriba. Prefiere la posición lateral, una rodilla hacia arriba, posiblemente con un cojín de lactancia lleno de microbolas.

Estírate a cuatro patas o agáchate contra una pared para que la parte baja de la espalda sea lo más larga posible. La idea es eliminar el exceso de curvatura, sin contraer el abdomen.

¿Qué consecuencias el día del parto?

La hiperlordosis puede afectar la posición del útero durante el embarazo. El útero a veces puede estar un poco ‘en el vacío’, fuera de la pelvis. Con consecuencias el día D: no bien alineada con la pelvis, la cabeza del bebé puede no presionar lo suficiente sobre el cuello del útero, que entonces tendrá dificultades para expandirse.

Del mismo modo, involucrar al bebé en la pelvis, una de las etapas más difíciles en la progresión del bebé, a veces puede ser un poco más difícil si no se adopta la posición correcta.

Posiciones de parto recomendadas

Pero no te asustes: la hiperlordosis no significa que no puedas dar a luz por vía vaginal. La idea es posicionarse bien durante el parto para eliminar la curvatura de la espalda, alargarla lo más posible para que el útero vuelva a estar alineado con la pelvis.

Esto es imposible con ciertas posiciones, tales como acostarse boca arriba con las piernas estiradas o la posición semi-sentada, que llenará el cuerpo.

Las posiciones preferidas durante el parto: posición en cuclillas, posición de cuatro patas (el útero se colocará entonces sobre los abdominales, como en una hamaca, que borrará la curvatura y reducirá el dolor de espalda) o la posición de lado, un muslo levantado.

La clásica posición “supina” (acostado sobre la espalda, las piernas en el estribo) también es posible en casos de hiperlordosis, siempre que los estribos estén en la posición correcta: los estribos deben colocarse de forma que tengan un ángulo inferior a 90° entre el muslo y la columna vertebral.

Hiperlordosis y epidural

No te preocupes: la hiperlordosis no es una contraindicación para las epidurales. La gran mayoría de las mujeres embarazadas presentan hiperlordosis durante el embarazo, sin que esto suponga ningún problema para la epidural.

 A diferencia de un escolioscopio, por ejemplo, porque en este caso, la columna vertebral presenta anomalías en diferentes ejes, lo que dificulta un poco más la colocación de la epidural.

Única precaución a tomar: durante la instalación de la epidural, deberá hacer bien la espalda redonda, inclinada hacia adelante, para abrir bien el espacio entre las vértebras.

Términos Relacionados:

  • posicion correcta para evitar dolor de espalda en el embaraso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!