Qué Hacer Para Dormir Si No Tienes Sueño

Qué Hacer Para Dormir Si No Tienes Sueño
Califica este Post

Qué hacer para dormir si no tienes sueño

Hay veces en que no puedes conciliar el sueño simplemente porque no lo sientes ni estás cansado. Te has ido a la cama automáticamente, porque el reloj te ha indicado que es hora de dormir, más tu cuerpo parece que ha cambiado de planes en esa noche en particular.

De manera que tus ojos prefieren estar abiertos mirando hacia el techo o hacia los destellos de luz que entran por la ventana.

Tú no padeces de insomnio, como ocurre en otras personas. Algunos le llaman a este fenómeno insomnio ocasional; es decir, que de vez en cuando te puede afectar y, como en los que sufren de insomnio crónico, el hecho de que no duermas lo suficiente durante la noche te puede pasar factura al día siguiente.

Qué Hacer Para Dormir Si No Tienes Sueño

Las consecuencias son las más comúnmente conocidas y son experimentadas por la gran mayoría de las personas. Cabe mencionar la somnolencia al día siguiente, el cansancio, la dificultad de concentración en nuestras tareas y el mal humor.

En realidad, son efectos que nos pueden hacer creer que nuestras vidas son hartamente miserables y deprimentes.

Hay muchos trucos que puedes utilizar para relajar la mente y el cuerpo con el fin de que caigas en modo de suspensión más fácilmente.Si tratar de dormir cuando no estás agotado es un problema constante en tu vida, puedes cambiar tus rutinas.

Y eso podría facilitar que te quedes dormido al nomás acostarte, incluso si te sientes completamente despierto.

Los consejos a seguir deben sustentarse en estos tres principios: Relajar tu cuerpo, calmar tu mente y desarrollar una comunidad de rutina amigable con el sueño.

Las recomendaciones a continuación se aplican a casos de insomnio ocasionales, pero también funcionan en los casos severos.

Relajando tu cuerpo

Ajusta la iluminación. Se recomienda tener una habitación bien oscura, para esto tapas las luces molestas, como las de despertadores o de algún otro dispositivo electrónico en tu dormitorio que emita luz.

Usa cortinas o persianas que ennegrezcan la habitación. Si optas por dormir con poca luz, puedes usar una máscara ocular, la idea es que te encuentres completamente cómodo para cerrar los ojos y dormir.

Para aquellas personas que trabajan de noche y quieren recuperarse durmiendo en el día es importante que la habitación este lo más posible ambientada como si fuera de noche.

Ajusta el nivel del sonido. Considera poner un poco de ruido blanco (por ejemplo, una máquina de sonido, un ventilador soplando), que se ha demostrado que ayuda a las personas a quedarse dormidas más rápido.

Además, a las personas les gusta el tic-tac de un reloj. Si prefieres todo silencioso, apaga todo aquello que produzca ruidos.

Tu cama debe ser cómoda. Cambia tus almohadas por las que tengas en la habitación de huéspedes. Si tu colchón posee hundimientos, voltéelo o tápalo con una almohada de goma espuma o con alguna manta.

Entre más conduzca tu cama a tu sueño, es más probable que estés listo para acostarte.

Haz ejercicio a unas tres horas antes de acostarte. Sal a correr, anda al gimnasio, haces una caminata o haz estiramientos para ayudarte a que tu ritmo cardíaco funcione mejor antes de ir a dormir. Esto pondrá a tu cuerpo a trabajar y te dará cansancio.

Calmando tu mente

Haz algo aburrido. Esto varía de persona a persona, pero sea lo que sea esa actividad, debería arrullar tu cerebro, sin comprometerlo. La música lenta y relajante se presta bien a esto.

Leer algo que no te interesa para nada es bueno también. Algunos acertijos o juegos también pueden funcionar, como Sudoku o Solitario.

Escucha una música monótona. Juega tic-tac-toe contigo mismo. Organiza esa pila de papel en tu escritorio. Haz lo que consideres que es lo más aburrido posible.

Visualiza cosas relajantes y repetitivas.Por ejemplo, piensa en olas tibias que chocan contra tu cuerpo en lapsos regulares que coincidan con tu respiración.

Haz meditación para calmarte y aclarar tu mente.No escojas nada demasiado emocionante.Imagínate una playa relajante, un hermoso bosque exuberante o un hermoso jardín de margaritas.Imagínate andando entre todo eso.

Leer. La lectura puede ayudar a calmar tu mente y despejar tus pensamientos de cualquier cosa que pueda haberte preocupado ese día. Lee algo ligero y no demasiado apasionante.

Busca las noticias que menos te puedan interesar como reportes de países remotos, también libros de autores desconocidos o de ficción histórica.

Estos son algunos consejos para que tu mente vaya bajando las revoluciones, pero tal vez tú ya tienes las formas en que tu cerebro vaya captando que es la hora de dormir.

Encuentra tu rutina de sueño

Si deseas sentirte cansado cuando quieres ir a dormir, entonces tienes que encontrar una forma que te ayude a descomprimir y a caer en la cama, que comience al menos 30 minutos antes de que sea el momento de cerrar los ojos.

Acuéstate a una misma hora todas las noches.Es posible que no te sientas agotado porque intentas acostarse antes que de costumbre, tal vez porque tienes que empezar a levantarte más temprano.

Si deseas que te resulte más fácil quedarte dormido, entonces tienes que acostumbrarte a dormir a una misma hora cada noche e igualmente a levantarte a una misma hora cada mañana.

Recuerda que somos seres de costumbres y el dormir cuando queremos es solo práctica y practicas hasta que nuestro cuerpo y mente entiendan que cada cierta hora es momento de cerrar los ojos.

De esa forma, tu cuerpo se acostumbrará a sentirse cansado al mismo tiempo todas las noches o más alerta a la misma hora todas las mañanas.

Prueba tomar un baño o ducha caliente antes de acostarte. Esto conducirá a que se eleve la temperatura central de tu cuerpo.

Después de la ducha o la tina, muévete a la habitación más fresca.Esto hará que bajes tu temperatura, que es la señal que le dice a tu cuerpo que es hora de dormir.

Causas Comunes del Isomnio Ocasional

La ansiedad y el estrés son motivos corrientes que nos pueden impedir conciliar el sueño más rápido de lo normal. El estrés siempre está vinculado con las cosas malas que nos pasan y en este caso no es diferente.

Las tareas pendientes de la vida cotidiana, de nuestro trabajo, nos hacen que planifiquemos nuestras actividades justo cuando nos metemos en la cama. Los problemas personales, los conflictos con familiares nos impiden el sueño.

Los miedos justificados o no, las amenazas o peligros de la sociedad donde hacen vida las personas, son factores que les pueden impedir el disfrute de un sueño sano y reparador.

En otras circunstancias, la falta de sueño puede deberse a malestares físicos de distinta naturaleza.  

Tratamiento con Remedios Naturales

Beber té de hierbas. El té de hierbas, ya sea manzanilla o menta, ha demostrado que calma tu cuerpo y mente y te ayuda a sentirte totalmente relajado.

Prepara y tomate una taza por lo menos una hora antes de acostarte. No debes beber demasiado líquido antes de acostarte o tendrás más probabilidades de tener que ir al baño a orinar.

Bebe jugo de cereza u otra opción es comer cierta variedad de alimentos que son ricos en melatonina, que se sabe que te ayudan a sentir sueño más rápido; ejemplos: cebada, naranjas, maíz dulce, avena, bananas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!