Qué Hacer Para Dormir Rápido y Relajado Profundamente Toda la Noche

Qué Hacer Para Dormir Rápido y Relajado Profundamente Toda la Noche
Califica este Post

Qué hacer para dormir rápido y relajado profundamente toda la noche

Estimado lector, te cuesta conciliar rápidamente un buen dormir?  Un sueño de óptima calidad produce mayor energía y productividad, mejora la salud del corazón y del sistema inmunológico y te puede aportar un mejor estado de ánimo, incluso una vida más larga.

Así que no es extraño que te sientas mucho mejor después de 8 horas de un descanso satisfactorio.

Dichosos todos aquellos que tienen la habilidad de introducirse en la cama y quedar dormidos de inmediato, muy a pesar de todos los problemas mundanos que carguen encima.

Qué Hacer Para Dormir Rápido y Relajado Profundamente Toda la Noche

En estas personas no hace falta la clásica técnica de contar las ovejas antes de conciliar el sueño.  

Según los expertos, no es sorprendente que generalmente los hombres duermen más que las mujeres. El nivel de estrógeno que promueve el sueño disminuye alternativamente durante la regla y luego fijamente en la menopausia.

Lo que conlleva a síntomas desagradables como dolores de cabeza, calambres y sudores nocturnos que perturban tu sueño.

Sin embargo los especialistas coinciden en que tales eventos biológicos no significan que te vayas a quedar sin sueño en el futuro.

Por lo tanto, descubrir qué es lo que funciona bien para ti requiere un poco de prueba y error que vale la pena, porque dormir es una necesidad biológica elemental que influye en los aspectos de tu vida y salud.

A continuación se explican las ideas más importantes que te pueden ayudar a obtener una fórmula del sueño que mejor se adapte a tu persona; se exponen, además, las causas y las consecuencias del insomnio, lo opuesto a dormir rápido y profundo.

Establece un horario y toma notas sobre tu sueño

Si solo haces una cosa para mejorar tu sueño, esto es todo: anda a tu cama todas las noches a la misma hora y levántate a la misma hora todas las mañanas, incluso en el fin de semana.

Un horario de sueño regular mantiene constante tu reloj biológico para que descanses mejor. La exposición a un patrón óptimo de luz y oscuridad ayuda, así que mantente sincronizado abriendo las persianas o saliendo justo después de que te despiertes.

Realiza diariamente un seguimiento de tu sueño durante al menos dos semanas. Escribe no solo lo que está relacionado con el sueño: la qué hora en te acuestas, cuánto tiempo tardas en dormirte, cuántas veces te despiertas en las noches, cómo te sientes por la mañana, sino también aspectos como lo que comiste a la hora de acostarte y qué ejercicios haces.

Compara tus actividades cotidianas con tu patrón de sueño nocturno, eso puede señalarte dónde necesitas hacer ajustes a favor de tu buen dormir.

Haz ejercicio

Hacer ejercicio físico mejora la calidad y la duración de tu sueño. Según esto, media hora de un vigoroso ejercicio aeróbico mantiene elevada la temperatura del cuerpo durante algunas 4 horas, lo que inhibe el sueño.

 Sin embargo, cuando tu organismo empieza a enfriarse, le ordena a tu cerebro la liberación de melatonina, la sustancia inductora del sueño.

Toma tiempo para relajarte

El sueño no es como un interruptor de encendido y apagado, es más como quitar lentamente el pie del pedal de aceleración.

Para pasar a tu somnolencia activa a la hora de acostarte establece un temporizador una hora antes de acostarte y divide el tiempo de acuerdo con tus actividades.

Por ejemplo, los primeros 20 minutos, a prepararse para el día siguiente (empaca tu bolso, coloca tu ropa).

Siguientes 20: Cuida la higiene personal (cepíllate los dientes, humedece tu cara). Últimos 20: Relájate en la cama, lee con una pequeña lámpara de bajo voltaje o practica la respiración profunda.

Ingesta de aperitivos y control de cafeína

En la noche puedes combinar carbohidratos y alguna proteína que contenga el aminoácido triptófano, contenida en el queso.

Los estudios demuestran que ambos alimentos estimulan la serotonina, un químico del cerebro que se produce de manera natural y que te ayuda a sentirte apaciguado. Goza de tu merienda a eso de una hora antes de irte a la cama para que los aminoácidos dispongan de tiempo para llegar a tu cerebro.

La cafeína es un estimulante que permanece en tu organismo durante aproximadamente 8 horas, por lo que si tomas un capuchino después de la cena, a la hora de acostarte evitarás que tu cerebro entre en sueño profundo o te impedirá conciliar el sueño por completo.

Controla ruidos y luces molestas

Las máquinas de sonido diseñadas para ponerte a dormir emiten un ruido suave de bajo nivel.

Esto puede ayudarte a desconectarte de los perros que ladran, del televisor del vecino o de cualquier otra alteración para que puedas conciliar el sueño y mantenerte dormido.

La luz es una poderosa señal para que tu cerebro esté despierto, por lo que los destellos del teléfono inteligente en tu mesilla de noche, pueden hacer que la luz pase a través de tus párpados cerrados y afecten la parte de tu cerebro que administra el sueño.

Eso retrasa la liberación de la hormona que controla el sueño (melatonina) en el cerebro.

Causas del Insomnio

El insomnio no es más que la dificultad que presentan las personas para conciliar el sueño y tiene su origen en diferentes factores:

  • Ambientales: Debido a aspectos como la luz, el ruido, el calor, olores, etc.
  • Orgánicos: En personas que sufren de apnea (ronquidos), dolores y enfermedades neurológicas.
  • Psicológicos: Debido a angustias, depresión, estrés, obsesiones, etc.

El insomnio puede ser de dos tipos: Transitorio: El que puede durar menos de tres semanas; y el crónico: Aquél que supera las tres semanas de duración, y es en efecto el que ocasiona mayores problemas en los enfermos.

Consecuencias del Insomnio

El insomnio da lugar a una pésima calidad de vida en las personas que lo padecen. Cabe mencionar las siguientes consecuencias:

         – Angustia

         – Cansancio

         – Somnolencia durante el día

         – Dificultad para concentrarse

         – Marcada tendencia al mal humor

Cabe destacar que aquellas personas que son afectadas por prolongados períodos de insomnio pueden incluso alcanzar estados psicóticos como reflejo de que la falta de sueño les ha ocasionado daños severos en el cerebro.

Así que el tema de tener un buen dormir es importante, no te conformes con las pocas horas que puedes cerrar los ojos, si esto se te sale de las manos no está demás visitar un especialista.

La idea ante todo es no permitir que la falta de sueño afecte a tus otras facetas en tu vida, debes de controlar primero esto antes de atacar otras consecuencias, ya que como te das cuenta el tener un mal dormir es el problema de raíz de muchos otros.

Tratamiento con Fitoterapia

La fitoterapia puede ayudar en los casos ocasionales de insomnio. Estos tratamientos, debido a que no producen efectos secundarios como sucede con los somníferos sintéticos, tienen muy buena acogida por parte del público.

En este sentido, las plantas medicinales de mayor preferencia son las siguientes:

  • Valeriana: Es un tranquilizante suave que induce al sueño.
     
  • Pasiflora: Ayuda a mantener a los pacientes dormidos, sin interrupciones, por lo que se recomienda a las personas con sueño intermitente.
     
  • Amapola de California: Evita que las personas se despierten antes de tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!