Qué Hacer Para Bajar la Fiebre de un Bebé de 10 Meses

Qué Hacer Para Bajar la Fiebre de un Bebé de 10 Meses
Califica este Post

Qué hacer para bajar la fiebre de un bebé de 10 meses

A muchos padres les ha tocado salir corriendo de su casa a media noche en busca de alguna medicina para bajar la fiebre de su hijo, porque tener un bebé o un niño pequeño que se despierta con fiebre produce un gran temor.

En casos extremos la situación lastimosa del niño hace que sus padres salgan con él en los brazos a buscar atención médica en algún centro de salud.

La fiebre generalmente ocurre cuando el cuerpo de tu niño lucha contra una infección.  La fiebre de un niño por lo general mejora dentro de unos días. Sin embargo, una fiebre en las horas de la noche puede hacer que tu hijo se sienta incómodo y tenga dificultad para dormir. 

Qué Hacer Para Bajar la Fiebre de un Bebé de 10 Meses

A continuación se explican algunos métodos para bajar la fiebre de un niño pequeño de 10 meses, también se exponen brevemente las causas y consecuencias que pueden acarrear los cuadros febriles en bebés.

En un niño de 10 meses, la fiebre generalmente se debe a una infección viral o al resfriado común. 

A medida que el cuerpo combate la infección, la temperatura de su cuerpo aumenta.  Los siguientes consejos ayudarán al niño a mantenerse más cómodo y te ayudarán a saber cuándo es el momento de contactar al médico.

Fluidos e hidratación

Durante la fiebre, tu bebé tiene un mayor riesgo de deshidratación.  Ofrécele líquidos con frecuencia.

 Pregúntale a tu pediatra sobre el uso de una solución de rehidratación oral.  Este tipo de solución es útil para prevenir la deshidratación en bebés con fiebre.

Continúa alimentando a tu hijo en su horario de alimentación normal.  Si lo amamantas, continúa haciéndolo.  Esto podría brindarle protección a tu bebé  contra futuras infecciones virales.

Baño tibio

Un baño es una manera de combatir la fiebre y hacer que tu bebé se sienta más cómodo.

Sin embargo, a pesar de los mitos, no es bueno usar agua fría.  En su lugar, usa agua tibia y observa a tu bebé de cerca. 

Si comienza a temblar, sácalo del baño de inmediato. Los temblores generan calor muscular.  Esto podría elevar la temperatura de tu bebé, empeorando la fiebre.

Viste a tu bebé con ropa liviana después de que salga del baño.  Mantén tu casa a una temperatura agradable: un hogar demasiado caliente o demasiado frío no es bueno para un niño con fiebre.

Medicamentos para la fiebre

No le des a un bebé un reductor de fiebre, como paracetamol o ibuprofeno, sin antes consultar a tu médico. 

Por lo general, estos medicamentos no se recomiendan para la fiebre leve, advierten los expertos, y en realidad pueden prolongar la enfermedad de tu hijo.

Sin embargo, para una fiebre de 39 grados centígrados o más, tu pediatra podría recomendarte un reductor de fiebre.

Administra el medicamento según las indicaciones del pediatra.  Nunca le des aspirina a un bebé, porque eso aumenta el riesgo de un trastorno raro y a veces fatal llamado síndrome de Reye.

Estar siempre alertas

Observe de cerca a tu bebé durante la fiebre.  Si su fiebre es más alta que 39° C, consulta a tu médico.  Un bebé irritable, letárgico o que no responde también es motivo de preocupación.

Si tu hijo deja de comer o beber, también es hora de consultar a su médico.  En caso de duda, llama a la oficina del pediatra. 

Debido a que los bebés tienen un sistema inmune inmaduro, es mejor tener cuidado al tratar la fiebre.

Medicamentos que reducen la fiebre (antipiréticos)

Tu primera reacción podría ser tomar un medicamento para reducir la fiebre para tu bebé o niño pequeño. 

Sin embargo, los reductores de fiebre, como el paracetamol o el ibuprofeno, no siempre son necesarios.  Para una temperatura inferior a 39° C, tu médico puede recomendar omitir el medicamento.

Tomar medicamentos cuando no es necesario puede prolongar la enfermedad de tu hijo. 

Además, nunca le des aspirinas para bebés o niños.  Este medicamento puede causar el síndrome de Reye, una enfermedad potencialmente mortal, como se indicó en el segundo método.

Asistencia médica

Un bebé con fiebre de 40 grados o más por la noche merece una llamada al médico.  Si no puedes comunicarte con tu médico, intenta con un centro de atención de urgencia.

Para los niños mayores, una temperatura superior a 39 grados en la noche es motivo de preocupación.  Un niño indiferente o letárgico que no quiere comer ni beber es otra razón para buscar atención médica.

Causas de Este Maletar en los Pequeños

La fiebre puede ocasionarse debido a diferentes infecciones. Para determinar la causa de la fiebre de tu bebé, el doctor revisará si hay síntomas o signos de alguna enfermedad, aparte de la fiebre.

Saber solamente qué tan elevada es la fiebre no aporta al médico datos para deducir si está presente alguna infección aguda o leve, o si se trata de una infección bacteriana o viral.

La fiebre puede ser el resultado de otras causas, por ejemplo, un ligero aumento de la temperatura puede suceder cuando se lleva a cabo alguna actividad física; cuando te encuentras muy abrigado; luego de una ducha caliente, o cuando hace calor durante el día.

En ciertas ocasiones un golpe de calor o el consumo de ciertos fármacos pueden ocasionar un aumento severo y peligroso de la temperatura del cuerpo.

Las vacunas pueden también ocasionar cuadros febriles.

Ciertas enfermedades crónicas no infecciosas pueden ocasionar fiebres recurrentes o persistentes.

Muchas personas suponen que la dentición causa fiebre. Pero se han llevado a efecto estudios que demuestran que la dentición no produce fiebre, y que tan solo se asocia a un moderado aumento de la temperatura.

¿Cuándo Deberías Preocuparte?

No todas las fiebres deberían hacer que corras a la sala de emergencias en medio de la noche.

Una fiebre de bajo grado no es motivo de preocupación excesiva, especialmente si tu bebé no tiene otros síntomas.

La mayoría de las fiebres causadas por una infección viral desaparecen en dos o tres días. En las mayorías de los casos puedes acudir al hospital si tu hijo tiene fiebre alta (superior a 39oC).

La fiebre por encima de 42oC puede dañar el cerebro del bebé y requerir una acción muy rápida, por lo que debes estar atento a estas subidas de temperatura.

La fiebre muy alta también puede causar convulsiones incluso si no hay infección.

Consecuencias de la Fiebre en Los Niños 

Los niños se sienten incómodos con la fiebre. El niño puede estar un tanto de mal humor y presentar dolores. Algunos niños se vuelven lentos y somnolientos.

En ciertos casos la fiebre va acompañada de temblores (escalofrío) a medida que la temperatura corporal varía.

Los temblores no son lo mismo que convulsiones y son uno de las formas que tiene el organismo para  regular la temperatura.

Cerca del 5% de los niños de seis meses y siete años de edad tendrán episodios de temblores denominados convulsiones febriles.

El infante debe recibir atención médica luego de una de estas convulsiones; generalmente éstas no son dañinas, porque no ocasionan lesiones cerebrales.

Se teme que la fiebre ocasione daño cerebral, pero esto generalmente no ocurre, a menos que supere los 42º C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!