Qué Hacer Para Bajar La Fiebre A Un Gato

Qué Hacer Para Bajar La Fiebre A Un Gato
Califica este Post

Qué Hacer Para Bajar La Fiebre A Un Gato

Si tu gato no tiene apetito y está letárgico, es probable que tenga fiebre. Ya sean gatos o humanos, la fiebre es una respuesta inmune normal que el cuerpo implementa para poder curarse de cualquier enfermedad.

Recuerda que las causas pueden variar desde problemas leves hasta problemas más graves, por lo que es importante reconocer los síntomas y tomar las medidas respectivas.

Si las orejas de tu gato, al tacto, están calientes, es muy probable que tenga fiebre. En los siguientes párrafos, discutiremos algunos remedios caseros para reducir la fiebre de tu gato.

Qué Hacer Para Bajar La Fiebre A Un Gato

A continuación te mencionamos lo que puedes hacer si tu gato tiene fiebre.

Para reducir la fiebre de tu gato, la habitación en la que te encuentres es muy importante para que la fiebre baje y vuelva a la normalidad pronto.

Es importante que sea una habitación cálida y seca en la casa que no esté sujeta a humedad, corrientes de aire frías, calor excesivo o variaciones frecuentes de temperatura.

Es muy importante que el gato esté lo más cómodo, relajado y tranquilo posible, para que pueda sanar más rápido.

La dieta juega un papel importante en el proceso de curación y en la disminución de la temperatura corporal: una mala nutrición puede empeorar la situación, así como el hecho de que también puede ser la causa de la enfermedad que aflige al gato.

Presta especial atención a los ingredientes presentes en el alimento de tu gato, y asegúrese también de que lo que le das de comer es apropiado para su peso, raza y edad.

Remedios caseros para el tratamiento de la fiebre en gatos

Poner una toalla húmeda en el cuerpo de tu gato es especialmente eficaz para bajar la fiebre. Mantén a tu gato envuelto en una toalla húmeda durante 30-40 minutos, centrándose en el área de la axila, el abdomen y la ingle, y ve si esto ayuda a bajar la fiebre.

Sólo recuerda que es necesario secar bien las partes del cuerpo que permanecen húmedas o mojadas después de este tratamiento.

Lo mejor que puedes hacer cuando tu gato tiene fiebre es mantenerlo hidratado. Dale muchos líquidos, no sólo oralmente, sino también mojando su piel.

También puedes darle un baño con agua fría para reducir su temperatura corporal, pero asegúrate de secarlo a fondo y lo más rápido posible.

Puedes usar una jeringa de alimento para gatitos para darle. Anímalo a beber mucha agua, y si se niega, hazle un poco de caldo de pollo.

Ten siempre a mano su cuenco de agua, cerca del lugar donde tu gato está descansando para que no se sienta demasiado letárgico como para hacer un viaje relativamente largo para beber un poco de agua.

La salvia y la equinácea han demostrado ser hierbas con propiedades inmunoestimulantes muy eficaces para reducir la fiebre en los gatos.

La dosis recomendada es una gota por kilo de peso del gato dada dos veces al día. Ferrum Phosphoricum 30C y Belladonna 30C son remedios homeopáticos para el tratamiento de la fiebre en gatos, y puede dárselos a su gato cada 1-2 horas.

Gato en el veterinario

Si tu gato no responde a ninguno de estos remedios caseros y su estado sigue deteriorándose, es mejor que busques ayuda profesional y, por lo tanto, acude a un veterinario.

Si no puedes permitirte este tipo de gastos, dona a tu gato a un centro especial donde las personas dispuestas a adoptarlo cuidarán de él y lo curarán.

¿Cuáles son las causas de la fiebre del gato?

Generalmente, en perros y gatos, la fiebre ocurre cuando el sistema inmunológico del animal es estimulado por una anormalidad particular del cuerpo.

Como no todos los problemas de salud causan fiebre, te mostramos las causas más comunes que suelen tener como síntoma la fiebre en el gato:

  • Tumores, que tienden a afectar a los gatos mayores
  • Enfermedades virales, bacterianas o fúngicas
  • Gripe y resfriado común
  • Pancreatitis

Efectos secundarios de algunos medicamentos

Aunque estas son las razones más comunes que tienden a desarrollar fiebre, este no es el único síntoma, por lo que es esencial prestar atención al comportamiento general del gato para identificar la causa y comenzar el tratamiento adecuado.

Principales síntomas de fiebre en gatos

Para responder a una de las preguntas más frecuentes de los dueños de gatos, a saber, los síntomas comunes si tu gato tiene fiebre, es esencial observar su comportamiento.

Un gato con fiebre tiene algunos o todos los siguientes síntomas:

Nariz seca. Aunque la resequedad de la nariz del gato puede no ser decisiva, puede darnos una pista, especialmente si se asocia con otros síntomas.

Al igual que los perros, los gatos suelen tener la nariz húmeda, pero en presencia de fiebre tiende a secarse.

Pérdida de apetito. El malestar general que causa la fiebre tiende a reducir el apetito del gato y, a menudo, a hacer que deje de comer.

Reducción del consumo de agua. Los gatos no son animales acostumbrados a beber grandes cantidades de agua, y esta actitud se hace aún más pronunciada cuando tienen fiebre.

Desgana y letargo. Si tu gato es generalmente un animal muy enérgico y nota en él apatía a la hora de correr o saltar, podría ser un claro indicio de que no está bien y que tiene fiebre.

Sin embargo, algunas veces, la fiebre puede causar inquietud y ansiedad.

Falta de higiene personal. Los gatos son animales extremadamente limpios y si descuidan el cuidado del cuerpo, no están en perfectas condiciones.

En los casos más graves, el gato puede tener escalofríos, temblores o una respiración acelerada.

La mayoría de las enfermedades o problemas de salud que causan fiebre en el felino, a menudo desarrollan otros síntomas como diarrea, vómitos, estornudos o tos.

Cómo medir la fiebre gatuna

Si crees que tu gato tiene uno de los síntomas descritos anteriormente, debes tomar la temperatura de su cuerpo, también porque es la única manera de confirmar si realmente tiene fiebre.

Para ello, es necesario disponer de las herramientas necesarias:

Termómetro digital de uso rectal, que puede adquirirse en cualquier clínica veterinaria o tienda de mascotas.

Vaselina o cualquier otro lubricante.

Un paño o toalla limpia.

Cuando lo tengas todo listo, sigue los pasos que se indican a continuación para tomarle la temperatura a tu gato:

1) Limpia el termómetro a fondo y extienda la punta con un poco de vaselina u otro lubricante.

2) Si es posible, pídele a alguien que mantenga al gato sobre sus patas delanteras.

3) Levanta suavemente la cola del gato e inserta la punta del termómetro en el recto.

4) Cuando el termómetro digital termina la medición, retíralo, observa la temperatura indicada y dale a tu mascota un pequeño regalo por comportarse bien.

5) Limpia el termómetro y colócalo en su estuche.

Como ya hemos comentado, la temperatura normal para los gatos debe estar entre 38 y 39ºC en el gato adulto y 39,5ºC en los cachorros.

Si tu gato tiene la temperatura más alta, tiene fiebre, y hay que hacer algo lo antes posible.

Si la temperatura supera los 41 °C, llévalo inmediatamente al veterinario para que pueda determinar la causa.

Este artículo es sólo para fines informativos, ciertamente no tenemos la autoridad para prescribir ningún tratamiento médico o hacer ningún diagnóstico. Por lo tanto, le invitamos a que lleve a su gato a un veterinario si tiene algún tipo de indisposición o si está sufriendo de alguna manera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!