Qué Hacer Después Del Parto Para No Quedar Gorda

Qué Hacer Después Del Parto Para No Quedar Gorda
Califica este Post

Qué Hacer Después Del Parto Para No Quedar Gorda

Con el nacimiento, ya has perdido 6 o 7 kg (peso del bebé, peso de la placenta…). Luego otros 2 o 3 kg, cuando el útero vuelva a su peso normal.

Lo único que queda es eliminar los 4-5 kg que se aferran. Eso es ideal. Si has ganado mucho peso durante el embarazo, las cosas pueden ser más complicadas pero no imposibles.

Siga nuestro plan de ataque para perder peso de forma suave y sostenible, para que recuperes de nuevo tu figura.

Qué Hacer Después Del Parto Para No Quedar Gorda

A continuación te mencionamos las formas en puedes tener de vuelta tu peso antes del embarazo.

Mes 1: Recarga de baterías después del parto

Pero ahora mismo, no es momento para una dieta. Por encima de todo, debes recuperarte y adaptarte a tu nuevo ritmo como madre joven comiendo una dieta variada y saludable.

Come suficientes vegetales, son ricos en antioxidantes que ayudan a resistir la fatiga y el estrés. 
Y tienen un efecto saciante, ideal para calzar a los grandes hambrientos.

En cada comida, escoge alimentos proteicos, almidonados, preferiblemente integrales (arroz, pasta, pan) que le proporcionen energía.

Y cuenta con tres o cuatro productos lácteos al día, especialmente si estás amamantando, porque sus necesidades de calcio aumentan en un 30%.

Además, en el caso de la lactancia materna, es importante cubrir tus necesidades nutricionales para evitar deficiencias. En caso de una nutrición insuficiente, tu cuerpo aprovechará sus reservas para asegurar una buena composición de la leche materna.

Para ti, significa aún más fatiga. También confía en los Omega 3 para ayudar a prevenir problemas emocionales. Comer una cucharada de aceite de colza al día y pescado graso (sardinas, salmón, caballa…) dos o tres veces a la semana.

Bebe 2 litros de agua al día. Y en caso de antojos, hacer una merienda por la mañana y/o por la tarde (yogur, pan ligeramente untado con mantequilla…).

Mes 2-4: Pérdida de peso después del parto

Si todavía estás cansada o amamantando, no hagas dieta, de lo contrario estará francamente agotada. Por otro lado, sigue tratando tus alimentos para reanimarte, eliminar algunos kilos o al menos no tomar otros.

Si estás realmente motivada, puedes empezar a revisar tu dieta, sin bajar de 1,500 calorías al día. Y con la condición de que consumas alimentos almidonados todos los días para obtener energía, de 3 a 4 productos lácteos para evitar una falta de calcio y grasa (aceite de colza…) para omega 3.

Para animarte, recuerda que la lactancia materna durante al menos tres meses le permite aprovechar las grasas que se almacenaron durante el embarazo, especialmente las que se encuentran en las caderas.

Si has dejado de amamantar, es mejor esperar a que los pañales regresen antes de comenzar una dieta, a menudo dos meses después de dar a luz. Mientras tu metabolismo no haya vuelto a la normalidad, es más difícil perder peso.

En cualquier caso, antes de ponerte a dieta, tómate un tiempo para pensar. Es importante saber por qué aumentas de peso y por qué quieres bajar esos kilos, para que pueda motivarte a lo largo de los meses.

Si no puedes hacerlo solo o has probado muchas dietas antes, consulta con un nutricionista. Luego, fíjate una meta alcanzable.

Volver a tu peso antes del embarazo es muy posible, a menos que estuvieras demasiado delgada. Pero tenemos que aceptar que lleva tiempo. El ritmo adecuado: perder de 1 a 2 kg al mes.

Es mejor evitar las dietas excesivamente restrictivas o desequilibradas, como las dietas ricas en proteínas o el ayuno. Puedes cansarte y es difícil aferrarse a ellos con el tiempo, con el riesgo de volverse aún más grandes después.

Elige una dieta que se adapte a tus necesidades y preserva sus momentos de placer. Este es el principio del método que se ha desarrollado en algunas partes: hacer comidas equilibradas y variadas, evitar deficiencias o hambre entre comidas.

Por ejemplo, por la mañana, un lácteo al 0% (yogur o requesón) con una fruta fresca cortada en trozos para la nota dulce, y 40 g de pan integral (2 rebanadas) o 30 g de müesli con leche semidesnatada (primero se vierte la leche en el cuenco, luego los cereales, que evita poner demasiado).

Al mediodía, una loncha de carne magra (pollo, rosbif, ternera, jamón blanco…) o pescado o huevos. Todo lo que pueda comer vegetales y almidón (no más de 70 g, el equivalente a 2 cucharadas una vez cocido) o una rebanada de pan.

De postre, una lechería y una fruta. Merienda de la tarde: una lechería o una fruta o un puñado de almendras. Un poco de carne o pescado o huevos con verduras, pero sin almidón. Comer ligero por la noche es el secreto para adelgazar.

Toma una fruta de postre. En total, es una dieta de 1200 calorías. Agrega una cucharada de aceite de colza o nuez a una comida, y muy poca mantequilla en el pan (menos de 10 g) o una cucharadita de crema ligera en sus verduras.

Para condimentar los platos, utiliza especias y hierbas aromáticas, prefiere carne y pescado de calidad, frutas y verduras de temporada, cócteles de frutas caseras…

Mes 5-9: Pierde peso y mantén tus buenas resoluciones

Los resultados tardan en llegar? Vuelve a consultar a un nutricionista, seguramente son necesarios pequeños reajustes. Tal vez también sea la señal para un chequeo médico.

Si, por ejemplo, tu tiroides está fuera de control, no podrás perder peso e incluso puedes aumentar de peso a pesar de tus esfuerzos. También es hora de volver a la actividad física.

El deporte ayuda a quemar calorías y a reafirmar la figura. Para mantenerte motivada, elige una actividad que realmente te guste: yoga, pilates, caminar…

Es bueno saberlo, ganarás un poco de peso al principio, es normal. 
Construyes músculos y pesan más que la grasa. No pierdas la motivación y sigue moviéndote. En términos de calorías, comienzas con una dieta de 1200 calorías. 


Si has perdido peso y quieres comer más almidón, puedes subir a 1.500 calorías. Por lo tanto, aumenta la cantidad de almidón a 100 o 150 g en el almuerzo. Y si tu motivación falla a veces y haces algunas desviaciones, no te preocupes. Come algo más ligero para compensar las siguientes comidas.

Del Mes 10 al Mes 12: Estabilizando tu peso

¿Has logrado tu objetivo? Enhorabuena. Puedes ir a 1800 calorías al día. Esto está muy cerca de la necesidad calórica de una mujer que no está a dieta.

A continuación, puedes añadir un pan de chocolate por la tarde, un pastel de postre, una copa de vino, un plato de patatas fritas… ¡Date gusto! Mantenga buenos hábitos alimenticios y actividad física regular.

Y reacciona rápidamente si te pasas y el peso sube. Pero incluso si has recuperado el peso que tenía antes del embarazo, tienes que aceptar que no se ve exactamente igual. 
El cuerpo cambia. Las caderas son a menudo más anchas.

3 consejos de profesionales para adelgazar rápidamente

Hacer comidas de verdad es esencial para evitar comer bocadillos. ¡Y comer luz por la noche!

Lidiando con las emociones. ¿Son reconfortantes los alimentos dulces? Tienes que volver a aprender a manejar tus emociones de otra manera que no sea a través de la comida. La sofrología, la meditación o la acupuntura son buenas ayudas.

Reducir los ingresos. ¿Te encantan los dulces con crema? Sigue comiéndolos, pero usa una crema con 15% de grasa (cinco veces menos grasa que la mantequilla).

En tus ensaladas, añade un poco de agua a las vinagretas. Hacer las patatas fritas en el horno con un poco de aceite de girasol. En pasteles, use un 41% de mantequilla baja en grasa y reduce la cantidad de azúcar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!