Qué Hacer Después De Un Tatuaje Nuevo Recién Hecho

Qué Hacer Después De Un Tatuaje Nuevo Recién Hecho
Califica este Post

Qué Hacer Después De Un Tatuaje Nuevo Recién Hecho

Considerado durante años como un enfoque reservado a los rebeldes, el tatuaje se ha convertido hoy en día en la prerrogativa del pueblo “cool”.

Un fenómeno creciente que alcanza un público cada vez más amplio y que se ha convertido en un verdadero accesorio de moda.

Pero que pase después que te haces uno? Los tatuajes recientes requieren una atención especial para que se curen rápidamente sin que los colores se “destiñan”.

Qué Hacer Después De Un Tatuaje Nuevo Recién Hecho

A continuación te explicamos cómo cuidar tu nuevo tatuaje a corto y medio plazo.

Elegir el momento adecuado para facilitar la cicatrización de la piel

Tu decisión está tomada, ¿quieres hacerte un tatuaje? Comienza a buscar a un artista profesional del tatuaje que pueda darte consejos competentes.

Pero antes que nada, es importante pensar en el momento adecuado para hacerse un tatuaje y el cuidado que necesitarás respetar.

¿Qué sucede durante el tatuaje?

Más allá de cualquier consideración estética, debe saberse que tatuar es infligir a la piel infinidad de pequeñas heridas.

Durante el tatuaje, una aguja delgada empapada con tinta penetra hasta 10,000 veces por minuto en la segunda capa de la piel llamada dermis.

Esto es esencial para que los pigmentos no se eliminen con el tiempo, cuando la capa superior de la piel se regenera.

El control del tatuador es crucial para que el tatuaje sane adecuadamente, sin infectarse y sin dejar marcas antiestéticas.

Por ejemplo, si el tatuador pincha demasiado profundo, los contornos pueden perder precisión. Esto se llama un reventón. También es esencial cuidar bien su tatuaje al final de la sesión. Esto acelerará la curación y ayudará a asegurar que el patrón no se mueva con el tiempo.

El tiempo adecuado

El otoño y el invierno son las estaciones ideales para ello. ¿Por qué es eso? Después de hacerse un tatuaje, se debe evitar la exposición al sol hasta por 12 semanas, dependiendo del caso.

También están prohibidos los baños de mar y las piscinas, ya que la sal y el agua clorada pueden irritar la herida y retrasar la cicatrización.

Por lo tanto, no es aconsejable ir de vacaciones al mar justo después de hacerse un tatuaje. Sin embargo, descansa un poco: no planifiques nada que te canse el día después de la sesión de tatuaje y descansa para evitar la herida.

Un tatuaje deja marcas que no son todas visibles a simple vista. El área tatuada de hecho requerirá cuidado especial por el resto de sus días. Siempre permanecerá más sensible, especialmente en caso de exposición al sol.

Reglas para el cuidado de un nuevo tatuaje

Las acciones a respetar inmediatamente después del tatuaje son de suma importancia. Para evitar la propagación de gérmenes, el tatuador desinfecta el área tatuada y la cubre con una película transparente. Retira esta protección después de 6 a 8 horas para dejar que la herida respire.

La zona en cuestión debe limpiarse y aplicarse una pomada al menos dos veces al día. Esto reduce la formación de costras y el riesgo de cicatrices.

Para ello, lava la herida con agua tibia y jabón de pH neutro. Limpia suavemente el área con una toalla suave y sin pelusa. Luego aplica una capa delgada de ungüento curativo disponible en las farmacias.

¿Cuánto tiempo tengo que tener mucho cuidado con mi tatuaje?

Dependiendo del tamaño del tatuaje, la curación puede durar de tres semanas a tres meses. Durante esta fase, mantén el ritual indicado arriba para promover la curación.

Importante: Si notas algún cambio notable o duradero en la piel (hinchazón, cambio de color, etc.), consulta a un médico lo antes posible.

Una vez que el tatuaje haya cicatrizado, trata esta zona de la misma manera que el resto del cuerpo, aplicando una crema corporal.

Así matarás dos pájaros de un tiro: cuando la piel está bien hidratada, el negro del tatuaje gana en profundidad y los colores en intensidad.

Cuidados

La comezón es bastante normal durante la fase de curación. Trata de no rascarte para evitar cicatrices.

El contacto con los dedos puede introducir gérmenes en la herida. Por lo tanto, debes tocar tu nuevo tatuaje lo menos posible. Nuestro consejo: desinfecta tus manos antes de aplicar la pomada.

Para evitar que la pelusa entre en la herida, puedes cubrir el tatuaje con una película de celofán durante las primeras noches. Importante: La película no debe estar demasiado apretada para evitar la transpiración excesiva.

Después de 3 días, se forma una fina capa protectora sobre la piel. Sin embargo, continúa aplicando el ungüento bien antes de acostarte para evitar que se formen costras tanto como sea posible.

Los baños prolongados pueden suavizar la piel y prevenir las cicatrices. Las duchas, por otro lado, no son un problema, siempre y cuando utilices un gel de ducha para pieles sensibles o jabón de pH neutro.

Ten cuidado de no frotarte después de ducharte y olvídate de los peelings en las partes del cuerpo recién tatuadas.

La ropa apretada o las telas ásperas pueden causar la fricción y la cura lenta. También evita la lana durante esta fase. Elige materiales sueltos y lisos.

En cuanto a los deportes, es preferible tomar un descanso de una a dos semanas después del tatuaje. La piel necesita reposo para regenerarse. El estiramiento, la ropa deportiva ajustada y el sudor pueden interferir con la cicatrización.

Justo después del tatuaje, evita nadar, ya sea en el mar o en su bañera. El contacto prolongado con el agua puede suavizar la piel y prevenir la formación de cicatrices.

Más consejos para el verano

La piel tatuada es especialmente sensible al sol, no sólo en los días posteriores a la sesión, sino también años después. Por lo tanto, es esencial protegerse bien de los rayos UV.

Ya sean pequeños o grandes, los tatuajes deben protegerse cuidadosamente del sol. El contacto con los rayos UV en la piel recién tatuada aumenta el riesgo de inflamación o alergia. Evita la exposición directa al sol hasta seis semanas después de la sesión de tatuaje.

Si no puedes hacer otra cosa, protégete aplicando un protector solar. Incluso si tienes la piel algo protegida, elige un protector solar o un aerosol del sol con un factor de protección muy alto (SPF 50+) para tu tatuaje.

Hay que saber que incluso años después, la zona en cuestión sigue siendo especialmente propensa a las quemaduras solares.

Además, los rayos UV causan decoloración del tatuaje. Los tatuajes expuestos al sol sin protección aparecen rápidamente “descoloridos”, porque los rayos UV destruyen los pigmentos tatuados en la piel.

Asegúrate siempre de proteger tus tatuajes de los rayos UV, no sólo en la playa, sino también a diario. Lo mejor es utilizar un índice de protección muy alto (SPF 50+) para que tu tatuaje mantenga sus colores originales y contornos nítidos.

¿Hacerme Un Tatuaje O No?

Un pequeño tatuaje por aquí, un pequeño tatuaje por allá. Y luego, seguramente por miedo, muchos son los que no se atreven a dar el paso de hacerse uno. Porque no es recomendable conseguir un tatuaje en un capricho, es importante tomar su tiempo y repasar algunas reglas a seguir.

Así que nos decimos a nosotros mismos que es mejor tomarnos nuestro tiempo antes de ceder a la tentación. Lo mejor es hacerse un tatuaje por su simbolismo, incluso un delfín si es necesario (realmente si es necesario), algo que se parezca a ti y de lo que no te arrepentirás con el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!