Qué Hacer Cuando Ya No Hay Amor En El Matrimonio

Qué Hacer Cuando Ya No Hay Amor En El Matrimonio
Califica este Post

Qué Hacer Cuando Ya No Hay Amor En El Matrimonio

Hay varias soluciones que están disponibles para ti. En primer lugar, si tu matrimonio atraviesa por un período difícil, significa que quieres recuperar el corazón de tu esposo (a) para comenzar de nuevo sobre una base sólida.

A veces las causas de estos problemas requieren la intervención de un experto para restablecer el diálogo y aclarar la situación.

Puedes optar por consultar a un terapeuta (ten cuidado y elige sólo bajo recomendación), o primero querer aplicar alguno que otro consejo beneficioso que aquí te daremos.

Qué Hacer Cuando Ya No Hay Amor En El Matrimonio

Aquí hay 8 ideas extras para salir de la rutina y poder recuperar el amor entre ustedes.

Regálense un viaje o un fin de semana improvisado

Esto los sacará del habitual “metro, trabajo, sueño”. Organiza un fin de semana romántico sin las molestias diarias, sin los niños, sin los imperativos de la casa, sólo ustedes dos, en un lugar propicio para revivir la llama.

Evita planear todo

Cada verano, es la misma rutina, te vas con toda tu pequeña familia en la casa familiar. Todos los domingos, vas al cine o al museo. Todos los sábados, son las mismas carreras, en el mismo supermercado.

De todos modos, es todas las semanas lo mismo. Tienes el molesto hábito de planearlo todo. Es una buena solución de manera general porque evita que te tomen de cursos por los eventos.

Pero tu relación necesita cambios para durar. Deja más espacio para lo inesperado, para la espontaneidad en la forma de ver las cosas, y verás más libertad para su pareja.

Intenten nuevas actividades juntos

El cemento de la pareja es la complicidad, así que compartir actividades juntos, hacer deportes, excursiones culturales, cocinar pero compartir! ¿Qué tal un salto en paracaídas? Las fuertes sensaciones compartidas alimentarán su complicidad.

La creatividad en la cama!

Pon un poco de especias en tu pareja y haz que suba la temperatura! Atrévete, pruébalo y diviértete. Compra lencería fina, haz el amor en lugares inusuales, ofrécete estos placeres que tuviste antes.

No hay necesidad de cambiar necesariamente de posición y jugar a los acróbatas, seguir siendo tú mismo pero cambiar de contexto.

Consiéntete

La confianza en sí mismo es esencial para el equilibrio de la pareja, así que tómate un tiempo para ti mismo: ¡pasa tiempo con tus amigos, regálate un masaje y por qué no un tratamiento relajante con tu pareja!

Comunicar

El diálogo es esencial dentro de la pareja, cuando se rompe se va directo a la pared. Por ejemplo, organizar una “cena semanal de comunicación”.

Lo único que importa es que los niños estén en la cama y que la tele esté apagada. Aprovecha esta reunión regular para hablar sobre lo que les preocupa, sus ansiedades, sus deseos, sus expectativas. Este hábito evitará que se codeen sin diálogo y que vivan como extraños.

Cultivar las pequeñas atenciones

Trátense con cariño unos a otros. Una cena a la luz de las velas, un pequeño regalo traído de su viaje de compras, un beso en el cuello, un masaje con aceites esenciales…

Estas pequeñas marcas de ternura mantienen la seducción y alegran la vida cotidiana. ¿Por qué no esperar fuera de la oficina para tomar una copa, sólo para romper la rutina diaria?

Y finalmente, ¡apártense!

Dependiendo de cuánto tiempo compartan, ¡no tienen que hacer todo juntos! Permítanse tiempo con sus respectivos amigos, no traten de encarcelarse los unos a los otros.

No duden en organizar los fines de semana de talasoterapia con sus amigos, esto desarrollará su confianza mutua y obviamente estos momentos lejos unos de otros despertarán el deseo y la falta en su tierna mitad.

Errores En Las Parejas

Olvídate de la infidelidad o de las mentiras sobre tu situación financiera: otros comportamientos menos conocidos pueden ser igual de destructivos para el matrimonio. Y tú y tu pareja pueden haber adoptado algunos de ellos.

Aquí hay cuatro conductas que los terapeutas de parejas creen que pueden socavar gradualmente un matrimonio.

1 Subestimar la necesidad de contacto físico

Si ya rara vez te acaricias, o si has llegado a un punto en el que sólo haces el amor en “grandes momentos” (cumpleaños, aniversarios, vacaciones…), quizá sea el momento de dejar de esconder la cabeza en la arena: tu matrimonio puede terminar sin sexo y sin pasión.

No es necesario tener relaciones sexuales todos los días, pero en una relación es importante cultivar alguna forma de intercambio erótico o sexual casi a diario. Una simple caricia es suficiente. No es sólo el orgasmo y las relaciones calientes lo que importa.

En una relación a largo plazo, los cónyuges necesitan recordarse mutuamente que todavía se quieren, agrega. Necesitas saber que eres el único compañero en la vida de tu compañero, sin ninguna competencia posible.

2 Estar bajo la mala influencia de amigos casados

Si es importante mantener amistades, no rodearse bien puede tener una influencia negativa en la pareja.

La manera en que tus amigos actúan tiene una influencia directa en tu matrimonio, te des cuenta o no. En privado, ¿se quejan de su cónyuge o comparten sus frustraciones contigo?

¿Coquetean o con otras personas a espaldas de su cónyuge? Las relaciones problemáticas y la ausencia de límites tienen un efecto malsano en tus propios hábitos.

Por el contrario, rodearse de personas casadas que se comportan de manera equilibrada puede beneficiarles a ti y a tu pareja.

Tienes que hacer un balance de las relaciones de tus seres queridos y saber con toda conciencia cómo influyen en ti, buenos o malos.

3 No participar en las tareas domésticas

Si tu cónyuge hace la mayor parte de la colada y la limpieza, esto inevitablemente conducirá al resentimiento y dañará su relación.

Un estudio realizado en 2015 por la Universidad de Alberta mostró que las parejas que no compartían las tareas domésticas estaban menos satisfechas con su relación e hacían el amor con menos frecuencia que otras.

La cuestión del hogar puede no ser un problema grave al principio de la relación, pero tiende a generar fuertes tensiones más adelante.

La pregunta no es quién es maníaco y quién es desordenado: lo que importa es si uno puede ser flexible y el otro puede ordenar un poco de vez en cuando.

El resentimiento puede acumularse. Por lo tanto, es útil ser franco sobre las prioridades de todos con respecto al estado de la casa”.

4 Sentir que sólo son compañeros de cuarto

La impresión de compartir un piso es una plaga insidiosa pero muy común en una relación. Cuando llegamos a esta etapa, llevamos vidas paralelas, compartiendo un solo espacio, cuentas bancarias y niños en común.

Si estás en una camisa de fuerza en la que sólo compartes el mismo techo, tienes que hacer un esfuerzo real para romper la rutina y devolverle a la relación toda su llama y pasión.

Para dar un poco de aire fresco a tu relación, recomendamos que las parejas hagan un esfuerzo concertado para pasar tiempo juntos abordando un proyecto que les apasione.

Tiene que ser algo estimulante y emocionante para ambos cónyuges, como redecorar la casa, reunirse con amigos, finalmente salir un fin de semana en una caravana o aprender a cocinar vegetariano. ¡Encuentra algo que sea adecuado para los dos y hazlo bien!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!