Qué Hacer Cuando A Un Perro Le Duele El Estomago

Califica este Post

Qué Hacer Cuando A Un Perro Le Duele El Estomago

Por lo general, los perros expresan su sufrimiento con bastante claridad. Todavía es necesario saber cómo observarlos bien y escucharlos para comprenderlos mejor.

El dolor de vientre en los perros es bastante común y puede ser causado por múltiples afecciones de diversa gravedad.

He aquí algunas maneras de reconocer e identificar rápidamente el dolor abdominal en los perros y saber cómo reaccionar.

Qué Hacer Cuando A Un Perro Le Duele El Estomago

¿Hay un tratamiento? Como siempre, el tratamiento del dolor abdominal dependerá, por supuesto, de la causa latente.

Los exámenes prescritos por el veterinario le permitirán evaluar la gravedad de la enfermedad y saber si el tratamiento será médico o quirúrgico.

Por ejemplo una pancreatitis aguda requiere hospitalización de emergencia bajo infusión y se debe extirpar quirúrgicamente un cuerpo intestinal extraño.

Causas del dolor de estómago en los perros

A veces hablamos de abdomen agudo. El dolor de vientre canino acompaña a una variedad de condiciones, que van desde molestias digestivas menores debido a vómitos leves o diarrea, hasta dolencias más graves que pueden poner en peligro la vida del animal, como obstrucción intestinal o pancreatitis aguda. He aquí una lista no exhaustiva de los más frecuentes:

  • Vómitos y diarrea (sin importar la causa);
  • Estreñimiento;
  • Trastornos hepáticos, como intoxicación o insuficiencia hepática;
  • Pancreatitis aguda, una inflamación del páncreas, a menudo causada por comer una comida que es demasiado grasosa;
  • Tumor abdominal, los tumores se localizan en diferentes órganos (hígado, bazo, intestinos, riñones…) ;
  • Obstrucción intestinal, un cuerpo digestivo extraño (por ejemplo, un cálculo que bloquea la progresión de los alimentos en el tracto digestivo). Es muy doloroso para el animal y puede ser mortal si no se trata rápidamente.

Síntomas

Conoces a tu perro mejor que nadie, ya que vives con él. Cualquier cambio repentino de comportamiento debe alertarle e incitarte a consultar a tu veterinario.

Hay muchas afecciones que causan dolor abdominal en los perros y algunas requieren tratamiento urgente.

He aquí algunos signos de dolor de estómago en el perro:

  • Vocalizaciones quejumbrosas;
  • Respiración rápida;
  • Dificultad para levantarse o encontrar una posición cómoda para descansar;
  • Vientre hinchado o tenso;
  • Pérdida del apetito;
  • Fiebre
  • Reducción;
  • Posición del anterior (el perro se acuesta sobre las patas delanteras, pero permanece de pie sobre las patas traseras).

Diagnóstico

Cuando se palpa el vientre, el perro expresará su dolor quejándose, o incluso gruñendo si uno insiste en el lugar que le duele.

No es el dolor abdominal en sí lo que es difícil de diagnosticar, sino más bien la causa subyacente del dolor.

El dolor abdominal nunca es una enfermedad en sí mismo, es siempre la manifestación secundaria de otra patología.

Para explorar este dolor, el veterinario propondrá exámenes por imágenes (radiografía abdominal y ultrasonido) que permitirán la observación directa de los órganos localizados en el abdomen, y así entender mejor lo que está sucediendo.

Si tu veterinario sospecha una obstrucción intestinal, realizará un “tránsito de bario”. Se trata de hacer que el perro trague un producto de contraste y realizar en las horas que siguen varias radiografías, para visualizar la progresión del producto en el tracto digestivo. Si el progreso del producto se detiene, se confirmará el bloqueo del tránsito por un cuerpo extraño.

Nota: Exámenes de sangre adicionales pueden diagnosticar pancreatitis (usando una prueba llamada SNAP® cPL™), problemas hepáticos o renales.

Las Intoxicaciones

Por naturaleza, los perros son a menudo curiosos, y muchos tienden a tragar cualquier cosa en la que puedan meter sus dientes! Por eso se envenenan con frecuencia.

Como las sustancias y productos incriminados son muy numerosos, y como causan diferentes síntomas de acuerdo a la toxicidad ingerida, es importante siempre supervisar bien a tu animal, y poner los productos peligrosos fuera de su alcance.

Sin embargo, si se te escapa a tu vigilancia, cualquier señal inusual entre las que se enumeran a continuación debe llevarte a consultar INMEDIATAMENTE. La rapidez de la intervención es primordial y puede salvar la vida de tu acompañante.

¿Cuáles son los signos que pueden sugerir una intoxicación?

Muchos signos no son inequívocos y pueden verse en otras condiciones pero si tu perro tiene uno o más de los siguientes síntomas, llévalo a su veterinario!

Entre los síntomas más frecuentemente observados:

  • Reducción significativa o, por el contrario, gran agitación
  • Temblor y/o convulsiones
  • Parálisis y/o rigidez de las extremidades
  • Salivación significativa
  • Diarrea y/o vómitos
  • Dificultades respiratorias
  • Fiebre
  • Mucosa Pálida
  • Pérdida del apetito
  • Coma

¿Qué hacer si su perro ha ingerido un producto tóxico?

Si sabe de qué producto se trata, lleva el envase cuando acuda a tu veterinario: en general, se te dará información sobre qué hacer en caso de ingestión o contacto, así como un número de emergencia.

Las indicaciones pueden ser valiosas para guiar al veterinario sobre el posible antídoto a administrar, o sobre el tratamiento a implementar.

Si la ingestión es muy reciente (menos de 15 a 30 minutos), puedes tratar de hacer que tu mascota vomite, a menos que el tóxico sea un ácido o un producto a base de amoníaco.

Para ello se le puede hacer tragar peróxido de hidrógeno (5 ml directamente en la boca, repetir 15 minutos después) o medio vaso de agua tibia en el que habrás disuelto una cucharada de sal.

Por otro lado, no intentes hacer que tu perro beba leche, ya que podría acelerar la absorción de sustancias liposolubles.

Si el producto tóxico se ha esparcido en la piel de su mascota, asegúrate de enjuagarla bien para que no absorba más al lamerla.

Cualquier otra intervención por tu parte puede resultar perjudicial, por lo que es mejor acudir urgentemente a tu veterinario, que tomará las medidas de reanimación y tratamiento necesarias en función de la sustancia incriminada y del estado de tu perro.

¿Cómo prevenir las intoxicaciones?

Del mismo modo que no dejas productos para el hogar tirados por ahí con un niño, haz lo mismo con tu mascota, especialmente si es joven.

Lo mismo se aplica a los productos utilizados en el jardín (pesticida, antiparasitario) o en el garaje (combustible, anticongelante, etc.).

Si encuentra pequeños animales muertos (pájaros, ratones), es mejor ponerlos fuera del alcance de tu perro, en caso de que ellos mismos hayan sido envenenados.

En casa, evita darle a tu mascota medicamentos para el tratamiento de enfermedades humanas, algunos de los cuales son muy tóxicos como paracetamol, aspirina, ibuprofeno y mantén tu farmacia bajo llave!

También ten cuidado con el alcohol que algunos perros adoran. A veces, nuestros compañeros también pueden caerse durante una caminata sobre el cannabis, lo que causa trastornos de equilibrio, pupilas dilatadas y letargo.

Piensa también en las plantas verdes que a algunos perros les gusta masticar cuando están aburridos, o en las plantas del jardín o del bosque (narcisos, digitálicos, adelfa, ciertos hongos…) En caso de duda, corta una hoja o una rama que puedas llevar a tu veterinario.

Por último (¡pero la lista no es exhaustiva!), el chocolate (especialmente el negro, más rico en teobromina) es tóxico para el perro, causando signos digestivos y nerviosos.

Conclusión

La vigilancia y la prevención son los puntos esenciales con respecto a los envenenamientos en los perros. Un dueño sabio vale por dos!

Pero nuestros compañeros a veces tienen una imaginación abrumadora sobre objetos/productos potencialmente inmanejables, y cualquier signo sospechoso de que tu mascota pueda estar intoxicada debe llevarlo urgentemente a tu veterinario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!