Qué Hacer Con Vecinos Ruidosos O Molestos

Qué Hacer Con Vecinos Ruidosos O Molestos
Califica este Post

Qué Hacer Con Vecinos Ruidosos O Molestos

Los disturbios anormales en el barrio, en particular los ruidos, afectan a un buen número de personas. Las relaciones de vecindad son a veces complicadas. Música demasiado alta, ruidos de tacones, ladridos… ¿Cómo reaccionar cuando tus vecinos te hacen la vida difícil?

Además, a medida que se acerca la temporada de vacaciones o durante los llamados eventos “excepcionales”, esta contaminación acústica puede causar molestias entre vecinos.

En ese momento ya estaremos luchando contra ideas preconcebidas sobre el tema: el ruido no puede superar los límites permitidos incluso en ocasiones especiales, por ejemplo en Nochebuena (en algunos países).

Qué Hacer Con Vecinos Ruidosos O Molestos

Tampoco hay límite de tiempo: la contaminación acústica puede producirse durante el día o la noche. Por lo tanto, es legítimo y, en última instancia, aconsejable que las víctimas del ruido incesante del día o de la noche hagan valer sus derechos.

Aquí en este artículo explicamos cómo reaccionar ante tal molestia que perturba a más de uno en la tranquilidad de su hogar.

Forma sencilla

En caso de contaminación acústica repetida, empiece por hablar con sus vecinos. Si la situación no mejora, puede enviarles una simple carta, luego una carta certificada con acuse de recibo, indicando que están perturbando la paz del vecindario (de eso hablaremos más abajo).

Además, si el autor de la molestia del ruido es un inquilino, también puede alertar al propietario. Si su casa es particularmente permeable al ruido, puede ser necesario considerar el trabajo para mejorar el aislamiento acústico (colocación de alfombras en el suelo, aislamiento de paredes, etc.).

Para determinar las molestias acústicas de las que es víctima, puede recurrir a un tercero, como el síndico de la copropiedad o el cuidador de su edificio.

Forma legal

Cuando el ruido cotidiano supera un cierto límite, constituye una perturbación anormal del vecindario y es condenado por los tribunales civiles.

Corresponde a los demandantes aportar la prueba de tal perturbación para poner fin a las molestias acústicas y obtener una posible compensación. No es una tarea fácil.

De hecho, cuando los demandantes invocan sólo la teoría de la perturbación anormal de la vecindad, es una prueba insuficiente en la medida en que no se basa en ningún texto legal.

Por lo tanto, sólo la realidad del trastorno y su carácter anormal debe ser probada: es aquí donde reside toda la dificultad.

Por lo tanto, se puede establecer el desorden con la policía y reunir tantas pruebas como sea posible para caracterizar la existencia de tal desorden: testimonio, denuncia, certificado médico, cartas entre vecinos… Sin embargo, la forma más sencilla de resolver tal disputa sigue siendo la vía amistosa.

Se recomienda el acercamiento amistoso en caso de disturbios en el vecindario.

De hecho, para poner fin a este desorden, los enfoques amistosos siguen siendo la solución recomendada en primer lugar, tanto en lo que se refiere a la esperanza de mantener mejores relaciones con la vecindad posterior, como en lo que se refiere a la racionalización del procedimiento.

Consiste en el envío de una carta de emplazamiento, después de haber constituido previamente un expediente acreditativo de desorden.

La demanda formal es una interpelación formal que constituye sobre todo un medio de presión para inducir oficialmente a una persona a cumplir con sus obligaciones.

La mayoría de las veces, es suficiente para ganar el caso. Si esto resulta insuficiente, siempre puede acudir al tribunal competente para detener la contaminación acústica.

El juez también puede conceder una indemnización por daños y perjuicios para compensar el daño sufrido.

Tenga en cuenta lo siguiente: si el ruido es causado por el animal de su vecino, también puede actuar en el campo de ruido molesto. En efecto, el propietario de un animal es responsable de los daños que causa.

Por lo tanto, la contaminación acústica causada por los animales puede constituir una perturbación anormal de la vecindad a los ojos de:

  • Cuánto tiempo duran (por ejemplo, el perro de su vecino ladra durante largos momentos)
  • Su intensidad (por ejemplo, el loro de su vecino es muy ruidoso)
  • Su repetición (por ejemplo, los maullidos de los gatos de tu vecino todas las noches)

¿Qué Es Una Molestia Por Ruido?

Como sabemos, la exposición prolongada al ruido superior a 85 decibelios es perjudicial para la salud. Por eso la contaminación acústica es una preocupación tan grande para los individuos, una preocupación legítima.

Hay de hecho tres orígenes diferentes a la incomodidad causada:

  • El ruido generado por las obras vecinas,
  • El ruido causado por la actividad profesional de un vecino (por ejemplo, un bar o un evento deportivo)
  • El ruido del hogar, causado por un animal (un perro ladrando), algo (como una bomba de calor o un aerogenerador) o una persona (el ruido de los tacones, los gritos de los vecinos, un vecino escuchando música).

En la mayoría de los países hispanos parlantes se debe establecer los criterios para determinar si el trastorno es anormal y considera que ningún ruido particular debe, por su duración, repetición o intensidad, afectar a la tranquilidad de la vecindad o de la salud humana, en un lugar público o privado, ya sea causado por una persona o a través de una persona, por una cosa a su cuidado o por un animal bajo su cuidado

Por lo tanto, incluso durante el día, el ruido puede constituir una molestia acústica.

¿Qué es la contaminación acústica diurna?

La contaminación acústica diurna es el ruido que se produce entre las 7 de la mañana y las 10 de la noche. El ruido es anormal cuando es repetitivo, intensivo y dura en el tiempo.

¿Qué es una molestia de ruido nocturno?

La contaminación acústica nocturna corresponde a la contaminación acústica que se produce entre las 22.00 y las 7.00 horas. El ruido es anormal aunque no sea repetitivo, intensivo y duradero.

Por otro lado, su vecino debe ser consciente del ruido que genera por la noche, en cuyo caso será difícil responsabilizarlo.

 Contaminación Acústica

La contaminación acústica es una fuente de descontento para la mayoría de los habitantes de las ciudades. Entre una mejor planificación urbana y la participación ciudadana, ¿qué medidas se pueden tomar para reducir el sonido?

El hombre es profundamente visual, no sonoro. Sin embargo, nuestros oídos cubren un espacio de 360°, y nuestro ojo sólo 60°! Los arquitectos sólo ven la ciudad y se olvidan de escucharla. Todavía hay un malentendido de la implicación del sonido en nuestra percepción del mundo, en nuestras vidas.

Una de cada tres personas está expuesta a la contaminación acústica durante el día, y una de cada cinco sufre alteraciones del sueño debido al ruido inducido por el transporte por carretera, ferrocarril y avión.

Más allá de los trastornos del sueño, el ruido ambiental también causa infarto de miocardio y promueve el desarrollo de presión arterial alta, problemas de aprendizaje y tinnitus. Como resultado, 1 millón de años de vida se pierden!

La publicación de estos datos debería animar a las autoridades públicas y locales a adoptar políticas de control del ruido a nivel nacional y local, protegiendo así la salud de las personas frente a este peligro creciente.

También podrían inspirar la actualización con vistas a introducir valores límites más estrictos para la contaminación acústica.

Algunos esperan que esta información objetiva conduzca rápidamente a medidas concretas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!