Que Hacer con las Conservas no Utilizamos de las Cestas de Navidad

Hoy les queremos hablar de las latas de conserva, de esas que vienen en las cestas de navidad y que son buenas latas de conserva que solemos reservar para ocasiones especiales y que abrimos a la hora del aperitivo o cuando nos apetece una cena a base de picoteo.

Analizando cómo solemos consumir habitualmente este producto de calidad gourmet, queremos contar las tres cosas que no deberíamos hacer nunca con una buena conserva.

Nos encantan las latas de conserva, en especial las conservas de pescados y mariscos y todos solemos tener algunas en casa.

Que Hacer con las Conservas no Utilizamos de las Cestas de Navidad

Pero… ¿las utilizamos correctamente? ¿Sabemos cómo sacarles más partido? a continuación te mencionamos que no debes hacer.

Tirar el líquido 

Es un error habitual. Abrimos las latas, volcamos su contenido en un plato y nos comemos las tajadas, sin prestar atención al líquido, que muchas veces, termina yéndose por el desagüe o la cisterna. Sin embargo, el líquido de las latas puede ser ideal para dar un toque especial a muchas recetas.

Igual que hicimos con el escabeche de los mejillones para elaborar un delicioso pincho, usando el escabeche de la lata para aliñar una mayonesa para hacer un falso alioli, podemos usar los líquidos de las latas para preparar muchos platos originales.

Podemos aromatizar un puré de patata con los líquidos de productos “al natural” o preparar una mayonesa aderezada con líquido de unos berberechos o de una lata de espárragos, o enriquecer un guiso con los líquidos de los calamares en su tinta o en salsa americana, por poner algunos ejemplos.

No dedicar un tiempo a su presentación

Al igual que hemos visto a la hora de aprovechar los líquidos de expedición para dar un toque especial a una lata de conserva, es un pena limitarnos a abrir la lata y volcarla en un plato. Hay muchas posibilidades a la hora de emplatar y complementar un producto de tanta calidad, para sorprender a nuestra familia o invitados.

Botar la conserva cuando supera su fecha de consumo

Existen conservas que vienen en las cestas de navidad, que tienen una fecha de caducidad muy clara, y que en general no van a durar mucho tiempo. Esto ocurre en especial en las anchoas que son una semiconserva, pero hay otras latas, como las almejas al natural, que mejoran con el tiempo, incluso están en el punto óptimo cuando su fecha de consumo preferente ha llegado o se ha superado.

La calidad de los sistemas de conserva es tal que incluso se han encontrado conservas tras un naufragio o en lugares abandonados o recónditos y aunque hubieran pasado 15 o 20 años, estaban en perfecto estado a los efectos de ser un alimento sano, pese a que lógicamente hubieran perdido propiedades organolépticas o sus alimentos hubieran cambiado su textura.

Otros productos no ganan ni pierden con el tiempo como el caso del atún en tronco ya sea en aceite o al natural, por lo que se pueden guardar sin problema. También hay otros productos que es mejor consumirlos en el primer año de su envasado, como berberechos, chipirones o navajas ya que pasado el año, su curva de calidad comienza a descender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!