Qué Hacer Con Amigdalitis: Causas, Síntomas Y Remedios Caseros

Qué Hacer Con Amigdalitis: Causas, Síntomas Y Remedios Caseros
Califica este Post

Qué Hacer Con Amigdalitis: Causas, Síntomas Y Remedios Caseros

El papel de las amígdalas es producir anticuerpos y participar en la formación de glóbulos blancos para combatir infecciones.

Sin embargo, cuando ellos mismas están infectadas, las amígdalas tienen más dificultades para cumplir su función.

Esto se llama amigdalitis. Aunque todo el mundo puede resultar afectado, este problema ocurre con más frecuencia en niños de 3 a 7 años de edad debido a que sus amígdalas son más grandes.

Qué Hacer Con Amigdalitis: Causas, Síntomas Y Remedios Caseros

De igual forma en los adultos también se puede dar, por lo que aquí te dejamos algunos consejos naturales para que superes la amigdalitis.

Tratamiento

La mayoría de las amigdalitis desaparecen por sí solas, sin tratamiento. Sin embargo, si se trata de una infección estreptocócica confirmada por cultivo, se debe considerar la terapia antibiótica.

En algunos casos, también se puede prescribir un antibiótico para prevenir infecciones y complicaciones posteriores.

La amigdalectomía ha sido durante mucho tiempo la principal opción de tratamiento para los niños, pero ahora se considera una medida de último recurso.

Los síntomas de la amigdalitis se pueden aliviar con medicamentos y otras medidas. Por ejemplo, si la persona tiene dolor o fiebre, el uso de un analgésico como el acetaminofeno o el ibuprofeno puede ser muy útil.

Antes de considerar cualquier medicamento de venta libre, es importante consultar a tu médico. Puede aconsejarte sobre la mejor opción y la mejor manera de tomar el medicamento.

Algunos de estos pueden no ser apropiados, especialmente si es un niño o una persona con problemas de salud o si está tomando medicamentos.

Las medidas que pueden contribuir al bienestar incluyen el descanso, la hidratación (beber mucha agua) y chupar hielo o paletas de helado. Pídele a tu médico que te dé sus buenos consejos!

Remedios Caseros

Afortunadamente, existen remedios efectivos para la inflamación de la amígdala. Es cierto, si te haces la pregunta de “amígdala hinchada, qué hacer”, podemos ayudarte, al menos en términos de amígdala hinchada, y específicamente con respecto a esta pregunta.

De hecho, es muy posible aplicar ciertos remedios naturales para superar esta incomodidad. Por ejemplo, podemos aconsejarte que prepares una infusión con tomillo, miel y limón.

Además, para que sea eficaz, es preferible que bebas esta infusión mientras está caliente. Pero también es posible hacerlo de la siguiente forma:

Preparar una mezcla de bicarbonato de soda y jugo de limón y hacer gargarismos.

Preparar un jarabe a base de higos y miel.

Aplicar una mezcla de leche y arcilla, para hacer una especie de cataplasma.

También se puede utilizar una mezcla de vino blanco, miel y romero. Esto eliminará los virus que son responsables de la infección de sus amígdalas.

Has entendido, si las amígdalas hinchadas pueden arruinar rápidamente la vida, algunas soluciones simples y naturales pueden permitirte no sufrir más.

Si se hace con cuidado, estos remedios de la abuela tienen todas las posibilidades de hacerte bien y deshacerse de tus amígdalas hinchadas!

¿Cómo prevenir la amigdalitis?

Para evitar cualquier riesgo de transmisión de la infección (ya sea la bacteria o el virus involucrados), se recomienda el NO contacto con la persona infectada.

Síntomas

El síntoma principal de la amigdalitis es la inflamación de la garganta y los oídos, a menudo acompañada de dolor. Los siguientes signos pueden estar presentes también:

  • Puntos blancos o pus en las amígdalas o en la garganta;
  • Pequeñas manchas rojas en el paladar;
  • Fiebre;
  • Malestar general;
  • Dolores de cabeza;
  • Vómitos.

El dolor puede ser más o menos intenso y es más notorio al tragar. A veces, los niños pequeños no se quejan, pero se niegan a comer debido al dolor.

Para tener cuidado!

Otros tipos más o menos comunes de dolor de garganta incluyen faringitis (inflamación de la faringe) y epiglotitis (inflamación de la epiglotis, una pequeña protuberancia cerca de la tráquea).

Dado que esta última puede constituir una emergencia médica, es importante no confundir la amigdalitis con la epiglotitis. Es mejor buscar atención médica de inmediato cuando se presenten los siguientes síntomas:

  • Molestias respiratorias intensas;
  • Dificultad para tragar;
  • Salivación excesiva;
  • Fiebre alta.

Causas

La amigdalitis puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo los siguientes, que son los más comunes:

  • Estreptococos del grupo A – Estas bacterias comunes infectan la garganta de una de cada cinco personas. Causan un gran número de casos de amigdalitis.
  • Virus respiratorios – Algunos virus, los más comunes de los cuales son los resfriados y la gripe, están involucrados en muchos casos de amigdalitis.
  • Mononucleosis infecciosa – Esta enfermedad causada por el virus de Epstein-Barr a menudo causa síntomas similares a los de la amigdalitis.

Definición De Amigdalitis

Hay muchas causas de dolor de garganta. Pero en casos más raros, pueden ser causados por una infección, es el desarrollo de amigdalitis.

Esta infección es a menudo bacteriana, pero también puede ser viral en algunos casos. Sin embargo, a menudo es difícil identificar qué germen es responsable de la enfermedad.

La amigdalitis no es una enfermedad contagiosa, pero la infección subyacente puede serlo. En este sentido, se aconseja a los pacientes con amigdalitis que se queden en casa cuando se desarrollen los síntomas y hasta que se recuperen, o que se laven las manos con regularidad para evitar la transmisión de la infección por el porte de las manos.

Se pueden distinguir diferentes tipos de amigdalitis

Amigdalitis aguda

Comienza repentinamente y suele durar dos semanas.

Amigdalitis crónica

Se extiende a largo plazo, hasta varios años. Los pacientes con amigdalitis crónica pueden tener síntomas de la enfermedad en su forma aguda, pero más severamente.

La forma crónica puede ser muy problemática y puede llevar a complicaciones más o menos significativas dependiendo del caso.

Factores de riesgo para amigdalitis

Los factores de riesgo para la amigdalitis incluyen cualquier riesgo de infección bacteriana o viral. El virus de la gripe lo convierte en un factor de riesgo significativo.

¿Debería considerarse la cirugía?

Si tienes constantemente las amígdalas hinchadas, entonces ciertamente ya has probado la homeopatía de las amígdalas hinchadas, y varios tratamientos que no han dado fruto.

Además, sepa que es posible que te extirpen las amígdalas rojas e hinchadas. Esta es una operación común, que se realiza principalmente en niños:

Si tienes las amígdalas inflamadas sin dolor, o si tiene las amígdalas inflamadas sin fiebre, en este caso, no estás afectado por esta operación.

Esta operación se realiza bajo anestesia general, pero requiere un mayor control durante los próximos 10 días.

Además, si tienes angina repetitiva, te recomendamos que hables con tu médico sobre esta solución. Puede ser la solución que finalmente se deshará de tu problema.

¿Es Una Amígdala Un Signo De Cáncer Oral?

Cuando los síntomas a menudo descritos como “anormales” aparecen, un viento de pánico envuelve tu cuerpo. No debemos pensar inmediatamente en el escenario más catastrófico.

Es imprescindible tener en cuenta varios elementos, incluso si esta amígdala permanentemente hinchada se acompaña de dolores de cabeza, dolor en la mandíbula e incluso decoloración del paladar.

La vigilancia es ciertamente necesaria, pero es suficiente con consultar a un médico para estar seguros o considerar exámenes adicionales.

El alcohol y el tabaco son factores que no se deben descuidar, en este caso, las amígdalas rojas e hinchadas pueden ser un signo de cáncer, ya que eres parte de las poblaciones en riesgo.

Si no tienes tal consumo, estás haciendo frente indudablemente a una angina algo dolorosa que deba pasar con un tratamiento adecuado.

Esta amígdala roja e hinchada es una reacción de tu cuerpo a una infección, por ejemplo. Por lo tanto, el funcionamiento es el mismo que el de los ganglios linfáticos que se hinchan cuando te enfrentas a un problema de salud.

Si tienes un resfriado o angina, hay una buena probabilidad de que esta amígdala roja inflamada sea sólo un síntoma de esta enfermedad.

Para eliminar cualquier duda, una consulta con tu médico puede ser esencial. Siempre es desagradable vivir con este miedo, especialmente para el cáncer.

También Te Puede Interesar

También debes Leer  Qué Hacer Para Motivarse Uno Mismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!